Viernes , 20 octubre 2017
Inicio / Destacados / YPFB: pasar de la cosecha a la siembra

YPFB: pasar de la cosecha a la siembra

Después de 10 años de cosecha, la petrolera estatal boliviana YPFB necesita ingresar a un período de siembra, encarando un proceso de reingeniería técnica y financiera que le permita afrontar una nueva etapa de planificación que implica transparentar todas sus acciones limpiar su imagen interinstitucional.

El énfasis en la última década estuvo puesto en la explotación de las reservas de los hidrocarburos descubiertas en la última década del siglo pasado. Durante la nacionalización, la inversión en exploración fue reducida e ineficiente. En términos gráficos, se diría que la política de hidrocarburos estuvo destinada a cosechar y a exprimir naranjas y no tanto a sembrar nuevos árboles para asegurar una provisión sostenida de cítricos.

Tal es el criterio de Mauricio Medinaceli, economista y experto en hidrocarburos, quien detalla que el “período de siembra” involucra pagar impuestos más bajos, tener menores recaudaciones, abrirse al capital privado extranjero y aprobar tratamientos concesionales, que se criticaron en un momento, y que ahora ya se aplican con la Ley de inversiones y la ley de incentivos petroleros, a través de disposiciones “parche”.

Debido a la coyuntura internacio-nal adversa, el sector petrolero enfrenta un momento complejo, pues los ingresos de impuestos del sector han caído y el Estado boliviano, para mantener el ritmo de la economía, utiliza el ahorro y la deuda, Medinaceli sostiene que para enfrentar los nuevos retos, Bolivia requiere una nueva Ley de Hidrocarburos diseñada para “sembrar” y no para “cosechar”; además debería introducirse modificaciones en el sistema tributario que permitan contar con un esquema impositivo transparente y mecanismos que estimulen la exploración.

Dicho esfuerzo exige una reforma institucional que apunte a corporativización de la empresa estatal del petróleo, “lo que quiere decir que YPFB pueda acceder a capital fresco, no del Banco Central, sino de otras entidades como los bancos de afuera o los inversionistas que participan en la Bolsa de Valores”.

“¿Qué significa que YPFB sea una empresa corporativa? Que las grandes decisiones no dependan del presidente de YPFB”, explicó Medinacelli, tras añadir que, “al momento se muestra un gran contradicción, cuando el interés de la empresa estatal la toma una sola persona, incluso con un sentido de una sociedad familiar. La corporación deberá contar con cierta delegación de funciones y con cierta autonomía”.

Explicó además que otra de las decisiones, aunque más política, pero necesaria, debe ser quitar los subsidios, sincerar los precios, eliminar la subvención al gas natural, adjudicar áreas de forma transparente y ejecutar ajustes en la temática laboral, teniendo en cuenta que la industria petrolera es usualmente intensiva en capital y no en mano de obra, mientras que en Bolivia YPFB estuvo más preocupada en generar empleo. “Para tal efecto se necesitan hacer procesos más eficientes”, subrayó.

Desde la perspectiva del economista especializado en hidrocarburos, YPFB debe operar como cualquier empresa privada, sin abusos por parte de la sociedad, es decir eliminando la influencia político partidaria dentro la empresa.

Para entrar al periodo de siembra, se vienen ajustes de gran escala, “porque Bolivia tiene riqueza, no cabe duda, pero es necesario cambiar la modalidad de cosecha a una modalidad de siembra, lo que no se hizo en los anteriores 10 años”, acotó el experto.

10 años de bonanza

Medinacelli sostiene que la vida operativa de YPFB en el período de su “nacionalización” consistió sólo en la migración de contratos de las grandes empresas. “Lo que sucede en el país du-rante estos últimos 10 años es el incremento de los volúmenes y precios del gas exportado al Brasil y, recientemente a la Argentina”, subrayó el economista.

YPFB debe perfilarse como una Coporación que acceda a capital fresco del mercado y ya no del BCB.

El proyecto de exportación al Brasil negociado y acordado en el periodo 1974 y 1999 durante cinco presidencias, permitió que Bolivia venda gas a Brasil y reciba cuantiosos ingresos. Los precios internacionales del petróleo escalaron de 20 a 100 dólares y por esto los montos por exportación de gas natural crecieron. Como consecuencia, los ingresos por IDH se dispararon.

Para el experto, la exportación al Brasil representa la mitad del crecimiento del país de los últimos 10 años, a lo que se suman los precios internacionales del petróleo. Esto explica por qué Bolivia vivió un periodo de bonanza.

Medinacelli cuestiona el discurso oficial referido a que el flujo de recursos recibido en la última década por las gobernaciones, municipios, universidades, Fondo Indígena y Policía, fue resultado de la nacionalización. Sostiene que esos fondos adicionales se originaron en el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) creado en mayo del 2005 y aprobado por Ornando Vaca Diez.

“El dinero que reciben esas instituciones fue gracias al IDH que suben los impuestos del 18% a 50% y este tributo es el que se coparticipa a todas las regiones. La construcción de colegios de canchas de futbol e ingreso a las universidades viene por este IDH”, aclaró el economista.

Cuando Evo Morales entró al gobierno ya existía el 50% de ingresos por hidrocarburos, y lo que hace la nacionalización es incrementar este 50% al 65%. De forma muy transitoria fue el 82%. El 15% se va directamente a YPFB e incrementa su presupuesto y no se coparticipa con las demás instituciones departamentales, municipales y otras.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

SOLICITAR UN CRÉDITO NUNCA FUE TAN FÁCIL: APPCREDIT

AppCredit es una aplicación creada por Red Nueva Empresa, que permite a todos sus usuarios solicitar un …