Miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio / Destacados / Mejora perspectiva de bancos y empresas de servicios

Mejora perspectiva de bancos y empresas de servicios

La calificadora de Riesgo Moody’s mejoró a “estable” desde “negativa” la perspectiva de 12 bancos bolivianos, y de compañías de telecomunicaciones, infraestructura y leasing. La mejora es consecuencia del cambio de perspectiva que Moody’s aplicó a los bonos del gobierno boliviano. Empero, en todos los casos, la decisión no afecta a las calificaciones, las cuales fueron ratificadas.

El cambio de perspectiva (outlook) de la calificación de los bonos soberanos responde a la percepción de la calificadora respecto a que el déficit fiscal y el de cuenta corriente de Bolivia se han estabilizado, lo que sugiere que “el impacto en el perfil crediticio soberano de la baja en los precios de los hidrocarburos ha sido contenido”. Moody’s estima además que, pese al deterioro experimentado por la tasa de crecimiento y por ciertos indicadores fiscales y externos, es muy probable que éstos “se mantengan en los niveles consistentes con su calificación (Ba3)”.

Específicamente, Moody’s cambió la perspectiva de las calificaciones de depósitos de largo plazo en moneda local, depósitos de largo plazo en moneda extranjera, deuda senior no garantizada y/o calificación de emisor de 12 bancos bolivianos.

Se explica que, la ratificación de las calificaciones “considera las fortalezas de los bancos involucrados, a pesar de las presiones relacionadas al cumplimiento de las regulaciones impuestas por el gobierno, incluyendo topes de tasa de interés y préstamos direccionados a cier-tos sectores”. Según el cronograma definido por la Ley de Servicios Financieros, “en el 2018 los bancos deberán tener el 60% de su cartera de préstamos destinado a sectores económicos prioritarios. Los préstamos direccionados están también sujetos a topes de tasas de interés, las cuales se encuentran por debajo de las tasas de mercado, siendo la diferencia en algunos casos considerable”.

“A pesar de que esta situación ha generado que se proyecten mayores niveles de mora así como también una menor rentabilidad, la capitalización de los bancos continúa siendo suficiente para absorber las pérdidas esperadas. Los depósitos, mayormente en moneda local, continúan representando la mayor parte del fondeo de los bancos, lo cual mejora la estabilidad del financiamiento y ayuda a contener los costos del mismo. A su vez, los bancos muestran niveles suficientes de liquidez”, anota el documento de Moody’s.

Las calificaciones de los bancos mejorarían en el caso de que la calificación de los bonos soberanos de Bolivia y los techos de calificación soberana fueran elevados. Por el contrario, disminuirían en caso de registrarse “un deterioro significativo en las métricas financieras específicas de cada banco, particularmente los niveles de mora y la rentabilidad”.

Moody´s mejoró a “estable” desde negativa la perspectiva de los bancos bolivianos, de compañías de telecomunicaciones, infraestructura y de leasing.

Respecto a las compañías de infraestructura, la decisión afecta a YPFB Transierra (Transierra) y a la Distribuidora de Electricidad La Paz (Delapaz). Moody’s explica que “la solvencia de estas compañías no puede ser desvinculada por completo de la calidad crediticia del gobierno de Bolivia y, por lo tanto, sus calificaciones necesitan reflejar más estrechamente el riesgo que comparten con el soberano”, sobre todo porque “las compañías afectadas por el cambio de perspectiva son concesiones reguladas, cuyos ingresos derivan de tarifas reguladas y de las condiciones económicas locales”.

Por otra parte, la ratificación de las calificaciones de ENTEL (Ba3/ Aaa.bo) toma en cuenta “su posición líder en el mercado de la telefonía móvil y su continua generación de efectivo. A pesar de operar en una industria que requiere grandes sumas de dinero, Entel sólo tiene obligaciones de deuda mínimas y mantiene suficiente cantidad de efectivo”.

Se añade que la calificación de Entel se ve contenida por “su escala moderada en comparación con sus pares globales, una cartera de productos limitada en gran medida al negocio de la telefonía móvil prepaga, un crecimiento de los ingresos presionado por el entorno operativo altamente competitivo de Bolivia, y por limitaciones macroeconómicas”. Se estima que hasta fines de 2017 Entel seguirá efectuando “significativas inversiones de capital”.

Las calificaciones o la perspectiva de Entel podrían verse reducidas ante cuatro posibles escenarios: la eventualidad de que se modifique a la baja la calificación o la perspectiva del gobierno de Bolivia;

un significativo deterioro de sus indicadores crediticios y una pérdi-da del soporte del gobierno o por desarrollos regulatorios negativos. También ejercería presión negativa en la calificación una gran adquisición financiada por deuda.

Dada la participación mayoritaria del gobierno de Bolivia en Entel, un aumento en la calificación dependería de una acción de calificación posi-tiva de la calificación soberana.

La mejora de perspectiva incluye a las compañías BISA Leasing y BNB Leasing, cuyas calificaciones incorporan en los supuestos, el alto nivel de probabilidad de que ambas entidades reciban el soporte de sus bancos afiliados, ante una situación de estrés, dada la integración comercial y operativa, pues comparten la misma marca.

Debido a los vínculos entre los perfiles crediticios de ambas compañías de leasing con sus respectivos bancos afiliados, las calificaciones de estas empresas aumentarían o disminuirían en caso de elevarse o reducirse las calificaciones de los bancos.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Red Nueva Empresa destaca a nivel internacional por su innovación e impacto social

“Fuerza en Movimiento” es un programa televisivo de la cadena internacional CNN, donde se muestra …