Miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio / Actualidad / Desarrollo empresarial para emprendedores emergentes

Desarrollo empresarial para emprendedores emergentes

La cooperación holandesa (ICCO Cooperación) y las escuelas de cocina Manq’a, con el apoyo de BID FOMIN y la asesoría de Perspectiva, del Perú, están impulsando un novedoso proyecto dirigido a impulsar el desarrollo empresarial de jóvenes emprendedores en las áreas de gastronomía, turismo, hotelería y servicios que tengan ideas o negocios en plena operación.

Se trata de un programa dirigido a personas de entre 19 y 35 años de las ciudades de Sucre, La Paz y El Alto, quienes podrán beneficiarse con una serie de insumos para su potenciamiento de sus negocios como capacitación empresarial, asistencia técnica para mejorar sus iniciativas empresariales, acompañamiento en la implementación de su negocio, mentorías para el desarrollo de sus habilidades, acceso a capital semilla y apoyo en la búsqueda de financiamiento.

Con esta iniciativa, se pretende trascender el trabajo que vienen desarrollando las escuelas de gastronomía Manq’a para ofrecer a los jóvenes nuevas oportunidades de negocio, dotándoles de herramientas para llevar adelante sus ideas de negocios y sus emprendimientos. Hasta ahora, Manq’a ha formado algo más de 2.500 jóvenes como técnicos básicos en gastronomía y ese exitoso modelo educativo ha sido exportado a Colombia para la formación de jóvenes que resultaron víctimas del conflicto armado.

“No queremos quedarnos con 2.000 ó 3.000 graduados. Queremos quedarnos con historias de emprendimiento y de éxito empresarial. Queremos hacer proyectos que no dependan exclusivamente del financiamiento externo y de la donación”, afirma Raití Espinoza, Oficial de Comunicación de ICCO Cooperación.

En los últimos años se ha observado un notable crecimiento de los negocios relacionados con el rubro de la hospitalidad (gastronomía, turismo, hotelería y servicios) con la apertura de nuevos emprendimientos de toda índole.

En 2014, el monto facturado por restaurantes y supermercados alcanzó a 1.1 millones de dólares, cifra que creció en 21,4% en el caso de los restaurantes y 11,3% de los supermercados, en comparación con 2013. Parte de este incremento se debe a la mejora en los niveles de ingreso de la población boliviana ya que en el período 2005 y 2014, el ingreso per cápita se triplicó, pasando de 1.041 a 3.345 dólares y la pobreza urbana se redujo en 16,4 puntos porcentuales, de 51.5% a 34.7%.

La gastronomía, el turismo, la hotelería y los servicios constituyen oportunidades para el emprendimiento y los negocios y, por lo tanto, representan oportunidades para la creación de empleo.

Este programa de desarrollo empresarial, que se extenderá a lo largo de tres años, encarará capacitaciones mensuales a grupos de 25 personas. El proceso de iniciará en Agosto en La Paz y El Alto, donde operan varias escuelas Manq’a y en septiembre en Sucre, donde próximamente se abrirán escuelas de gastronomía. Espinoza explica que el proyecto se circunscribe a las mencionadas ciudades, debido a su potencial turístico.

El programa constará de cuatro fases. La primera consistirá en ayudar a perfilar la idea del negocio. Se trabajará en sesiones cortas de seis horas diarias durante 4 días. “Sabemos que hay un montón de ideas, pero hay ideas que pueden funcionar e ideas que no, unas que requieren inversiones pequeñas y otras que necesitan de montos mayores”, subraya Espinoza.

En la segunda fase se plantea una gestión empresarial, donde junto al emprendedor se desarrolla un plan de negocio y, si el negocio ya existiera, se lo fortalece bajo metodologías de gestión.

Quienes accedan a la tercera etapa, estarán habilitados para recibir el apoyo del capital semilla otorgado por el BID, para que los pro-yectos puedan llegar a un público real y ser testeados como emprendimientos en plena operación. La inver-sión del BID FOMIN alcanza a 800.000 dólares y se ha programado un fondo de capital semilla de alrededor de 20.000 bolivianos para los distintos grupos.

No basta tener un alto número de graduados, se busca alcanzar historias de emprendimiento y de éxito empresarial.

En la cuarta etapa se ofrecerán asesorías personalizadas para la implementación del plan de negocios, a través de una mentoría donde empresarios exitosos puedan ejecutar un acompañamiento estrecho para fortalecer las capacidades del negocio y del emprendedor.

A quienes no accedan al capital semilla se les facilitará contactos con entidades financieras locales para recibir financiamiento. Banco FIE colaborará con educación financiera y el BDP podrá otorgar créditos en condiciones favorables para posibilitar los emprendimientos.

El modelo a ser aplicado fue suficientemente probado por Icco en otros países donde la asistencia y el apoyo personalizado a través de mentores han garantizado el éxito potencial de los emprendimientos.

Espinoza subraya que el proyecto involucra múltiples alianzas entre las que cita a Melting Pot con las escuelas Manq’a, BID FOMIN, Perspectiva del Perú, las entidades financieras ya mencionadas y un numeroso grupo de empresarios que tendrán a su cargo las mentorías para los proyectos que lleguen a la última etapa.

“Icco se caracteriza por ser socio de gente emprendedora. Creemos en el emprendedurismo. Creemos que en el empresario, que en el sector privado, encontramos una oportunidad de corresponsabilidad. Creemos en el emprendedurismo y por eso pensamos que proyectos como este nos van a permitir ser corresponsables también con el universo de jóvenes que estamos formando”, concluye el vocero de la cooperación holandesa.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Moneda o inversión especulativa

El bitcoin, la moneda criptográfica que está de moda, “llegó para quedarse”, aunque sólo el …