Viernes , 20 octubre 2017
Inicio / Destacados / Cuando está en juego algo más que una carretera

Cuando está en juego algo más que una carretera

En el TIPNIS está en juego algo más que una carretera y es una visión de desarrollo “obsoleto” del siglo pasado basado en una industrialización y extractivismo a raja tabla, que no toma en cuenta el medio ambiente y la naturaleza, explicó el diplomático y ambientalista, Pablo Solón.

La promulgación de la ley que abroga la intangibilidad del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) dará paso a la construcción de la carretera Villa Tunari- San Ignacio de Moxos, la misma que permitirá la expansión de más asentamientos humanos. “Se perdería un 60% del parque por la deforestación de entre 600.000 a 700.000 hectáreas que, en una década, representará la extinción de uno de los bosques nativos más valiosos del planeta.

Anotó que en el mundo hay bosques que han sido ex-plotados o reemplazados por cultivos o plantaciones forestales, mientras que el TIPNIS es un bosque prácticamente virgen, particularmente por donde se proyecta que atravesará la carretera.

Agregó que al quebrar la intangibilidad se afectará a todo el ecosistema, a plantas y animales. “Hay registros que dicen que hay entre 700 y 800 especies de animales vertebrados y, en cuanto a plantas, el registro está entre 650 a 700 variedades. Subraya que no toda la riqueza natural del Tipnis ha sido registrada. En cuanto a plantas se estima que probablemente existan cerca de 3.000 variedades no catalogadas.

“Estamos hablando de un lugar muy rico en biodiversidad y con presencia de pueblos indígenas. En el territorio viven tres naciones: los yuracarés, los chimanes y los mojeños trinitarios, siendo inadmisible que se construya algo sin la consulta previa, libre e informada como debería hacerse”, lamentó Solón.

Expuso también que entre los impactos ambientales está una deforestación de gran magnitud: casi mil árboles por hectárea. Con ello se perturbará el ciclo hídrico ya que el árbol no solo es madera, es esencialmente recolector de agua, acumula agua en sus hojas, en su tronco y en sus raíces y esto tiene doble efecto.

“A mayor bosque, mayor humedad en el medio ambiente. Muchos estudios señalan que, en el fondo, la lluvia viene del bosque porque los árboles transpiran y la humedad se va a la atmósfera y se transforma en nubes para luego terminar en lluvia”, explicó Solón.

Aclaró además que cuando se acaba con el bosque se produce más sequedad y al haber más sequedad existe menos posibilidades de lluvia no solo en la zona donde se deforestó sino en decenas o cientos de kilómetros a la redonda, ya que las lluvias que llegan al altiplano nacen en regiones como el TIPNIS. “De ahí que se afecta el ciclo hídrico”, puntualizó.

El ambientalista y diplomático señaló también que, en términos más locales, el territorio, es en sí mismo, una barrera contra las inundaciones y, al destruir bosques, el agua arrasará con todo en su camino, como ya ocurrió en la parte central del Beni.

Se pone énfasis en que el bosque es el hogar de una gran diversidad de animales y una vez que se destruye su hábitat, la fauna irá desapareciendo. Hoy, muchas especies de animales están al borde de la extinción y, si se construye la carretera, el número de especies en peligro aumentará sustancial-mente porque su ecosistema se verá seriamente dañado, anota el ecologista.

Vergüenza

Solón asegura que la historia del Territorio Indígena Parque Isiboro Sécure (TIPNIS) se ha vuelto a convertir en tema de discusión y, por la terquedad del gobierno central, se transforma en un problema interminable, en una “vergüenza” pues no se respeta la Ley de la Madre Tierra ni otras normativas

El entrevistado señala que el fin de la intangibilidad responde una consulta amañada entre ciertos indígenas a nombre de un pretendido “desarrollo” que supuestamente estaría prohibido por la “intangibilidad” del TIPNIS, que establece la Ley 180 aprobada por la mayoría parlamentaria del gobierno, y promulgada por el propio presidente Morales el 24 de Octubre de 2011.

Explicó que la anulación de la Ley 180 se ha convertido en una vergüenza ajena cuando a nombre de desarrollo se rompe la Constitución Política del Estado.

Le parece incomprensible la afirmación del Vice-presidente respecto a que: “la intangibilidad, significaba que no se podía sacar una hoja; que no se puede levantar una rama, que no se puede tocar nada, es decir, no puede hacer una escuela, un hospital, no se puede hacer perforaciones para colocar agua potable para los compañeros”.

Solón explicó que estudios sobre el TIPNIS, en 2010 y 2011 muestran que la intención es construir una carretera que rompa el corazón del Parque. “Junto con la carretera, vienen los asentamientos de colonizadores, de productores de coca, de loteadores y eso comerá el parque y en menos de 16 años se perderá más del 60% de su extensión”, remarcó.

Mencionó que la construcción de la carretera llevó a este escenario porque existe la presión de los productores de hoja de coca para expandirse en esa dirección. “Porque de hecho lo que se llama el Polígono Siete es casi una “mordida” del TIPNIS donde ya existe presión de los colonizadores”.

Reveló también que, aunque no haya una carretera, solo la construcción de los puentes ya va impulsar la expansión de otros grupos. Esta situación ya se viene dando desde 2013 al 2015 por las pérdidas en algunas centrales del Chapare debido al uso de agro tóxicos, por la excesiva siembra du-rante el año que ha cansando la tierra y por la presencia de plagas.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

SOLICITAR UN CRÉDITO NUNCA FUE TAN FÁCIL: APPCREDIT

AppCredit es una aplicación creada por Red Nueva Empresa, que permite a todos sus usuarios solicitar un …