Martes , 22 agosto 2017
Inicio / Destacados / Los nuevos elefantes blancos de la minería boliviana

Los nuevos elefantes blancos de la minería boliviana

La inversión que impulsa el gobierno nacional en 15 proyectos de operación minería presenta grandes dificultades en su ejecución. Varias de esas iniciativas apuntan a sumarse a la ya extensa lista de elefantes blancos que tiene el país. Algunos llevan años en el proceso de implementación y los que consiguieron ponerse en marcha, ahora presentan tropiezos. Los restantes no pasaron la etapa de las buenas intenciones, explica Alfredo Zaconeta, experto en minería e Investigador del CEDLA.

En unos casos, se trata de proyectos sobredimensionados en su capacidad de producción que no responden a la realidad de la extracción minera. En otros, de proyectos que arrancaron como prueba piloto que fueron forzados para alcanzar una etapa industrial, lo que finalmente desembocó en una saturación que colapsó la maquinaria. Algunos carecieron del suministro mínimo de insumos para su adecuado funcionamiento como la energía eléctrica, agua y gas o simplemente con contaban con adecuada infraestructura de acceso.

A diferencia de otros momentos de la historia boliviana, la causa no tiene que ver con la falta de recursos. Por el contrario, la disponibilidad de financiamiento entusiasmó a las autoridades a impulsar –pese a todo- el mayor número posible de proyectos, incluso aún a sabiendas de la escasa factibilidad de algunos de ellos.

En el fondo, el resultado responde a una mala planificación con altos costos en inversión y de mantenimiento debido a que no se cuenta con un Plan Minero nacional que arranque en la exploración y abarque toda la cadena productiva hasta llegar a la industrialización.

Mutún

El yacimiento del Mutún fue descubierto en 1848, con reservas de hierro, que se estiman en 40.000 millones de toneladas del mineral en un área de 65 kilómetros cuadrados. Es uno de los proyectos mineros más grandes del país y después de su explotación se proyectó varios proyectos siderúrgicos que no se materializaron.

Alfredo Zaconeta explica que existieron varios contratos fallidos para la fundición del hierro. “El primer intento fue con la brasileña EBX, el segundo con la india Jindal Steel con la que Bolivia perdió 22,5 millones de dólares por el fallo de la Cámara Internacional de Comercio (ICC). Este intento fracasó porque no cuenta con la suficiente provisión de gas ni con  vías de acceso”.

Gran parte de los proyectos mineros gubernamentales registran problemas en su ejecución y corren riesgo de convertirse en “elefantes blancos” debido a su deficiente planificación.

Se espera que el contrato con la china Sinosteel Equipment para construir la siderurgia inicie operaciones el 2019, con el 85% del presupuesto (422 millones de dólares). Los recursos provienen de un crédito de China de un total de 485,3 millones de dólares.

Corocoro

Corocoro es una empresa tradicional que explotaba cobre y que tiene como principal objetivo la recuperación del cobre de baja ley del sector a través de una planta piloto en base a la hidrometalurgia. Fue diseñada para tratar 3.000 toneladas métricas finas (TMF) de cobre catódico por año. Actualmente, por falta de reservas opera el 64,5% de su capacidad.

El proyecto que fue construido con capacidad para procesar 600TMF/día y producir 3.000 TMF/año de cobre metálico con el 99,99% de pureza debía operar con la sociedad conformada entre Comibol/Kores de Corea. Su ejecución sufrió varios retrasos hasta que la empresa coreana abandonó la decisión de explotar el yacimiento.

El proyecto industrial tiene serios errores de diseño. Fue edificado para ser piloto y después se le exige cumpla labores de una operación industrial. Tiene problemas de provisión de materia prima de calidad, falta de agua y constantes problemas con la comunidad aledaña por temas ambientales.

Evaporíticos

El proyecto de industrialización de las salmueras hasta llegar al litio se encuentra actualmente desfasado de su cronograma inicial. Ese proceso comprende desde la base experimental en la planta piloto, la construcción y operación de la planta de cloruro de potasio, la planta de baterías de litio, la planta ensambladora de baterías y la licitación, adjudicación e inicio de construcción de la planta industrial de carbonato de litio. Según Zaconeta, al momento el proyecto es un elefante blanco ya que su inversión es mayor a sus resultados económicos. La inversión destinada para la ejecución presupuestaria en la fase piloto llega a 18,9 millones de dólares; en la fase industrial, aproximadamente a 96,8 millones de dólares; en el proyecto de baterías de litio solo en una fase costó 4,3 millones y al proyecto del Salar de Coipasa se destinó 1,6 millones de dólares. Todos estos recursos suman 121,6 millones de dólares.La inversión para toda la cadena productiva de recursos evaporíticos llega a más de 900 millones de dólares, de los que 18,9 millones ya se ejecutaron en la primera fase, 485 millones son para la segunda y 400 millones de dólares se destinarán a la fase final en un contexto donde el mundo busco nuevas fuentes de energía y donde las baterías de litio están en la cúspide de la demanda del mercado mundial

Fundidoras

La Empresa Metalúrgica de Vinto EMV, recuperada en 2007, tiene una capacidad 12.000 TMF; produce estaño metálico al 99,9% y subproductos: plata, bismuto y aleaciones. Cuenta como proveedores a Huanuni, cooperativas, minería chica y comercializadores. Para ampliar su producción, Vinto realizó la construcción y puesta en operación del Horno Ausmelt con una inversión de 30 millones de dólares. Su instalación demoró al menos 5 años. Su capacidad de procesamiento alcanza las 30.000 TMF de concentrado, para llegar a 18.000 TMF en la producción de metálico. Cuenta con problemas de provisión materia prima (Huanuni y Colquiri)

Dentro estas grandes inversiones metalúrgicas se encuentran la Fundición de Antimonio, recuperada en mayo 2010. Fue instalada con una inversión de 800.000 dólares y con una capacidad inicial 300 TMF de concentrado de estaño. Al momento no registra producción de antimonio por lo que sus operaciones son intermitentes. Fue diseñada para manejar cargas mayores

La Fundición de Bismuto de Telamayu inició operaciones el 2009 con una inversión de un millón de dólares para producir 660 toneladas anuales. Se convirtió en problema por  la falta de provisión materia prima (suministrada por cooperativistas, 60 TMF). Su operación se paralizó en agosto 2009 por falta de energía eléctrica, por la falta de provisión de  combustible (pasó de GLP a diésel) y por insuficiencia de per- sonal técnico.

Karachipampa, nació como un elefante blanco por la construcción de una fundición sobredimensionada que para ser encendida debía tener altas reservas de plomo y zinc, producción que no alcanzó en 30 años. En 2011, con el fracaso de Atlas Precious, pasó a Comibol con producción de zinc-plomo y plata y la provisión de concentrados de San Cristóbal. El proyecto contempló una Inversión es de 62 millones de dólares.

La fundidora tuvo problemas desde la planta generadora de oxígeno en el horno Kivcet. Para evitar que la alta emanación de gases contamine el medioambiente se pretende montar una planta de ácido sulfúrico.

Fundición y refinación de zinc

Se proyecta la construcción de una planta de fundición (Oruro) y otra para la refinación de concentrados de zinc  (Potosí) que buscan procesar todos los concentrados de zinc que se producen a nivel nacional. La iniciativa tendría una inversión aproximada de 450 millones de dólares, con una producción de 200.000 TMF por año.

El proyecto fue declarado desierto en dos oportunidades. En la primera, se adjudicó a la empresa Henan Yuguang, descalificada por incumplimiento. Posteriormente se procedió a una Invitación directa a Técnicas Reunidas, en sociedad con brasileña SETAL, con financiamiento de un Banco de China. Hasta la fecha, la construcción no se inicia.

Reservas

Alfredo Zaconeta explicó que las reservas de Huanuni son muy difíciles de precisar porque las cifras varían y los datos son inciertos. “El año 2005, la COMIBOL señalaba que las reservas de Huanuni llegaban cerca a 1.5 millones de toneladas con 4.46 de porcentaje de estaño, que significan 65.000 TMF de estaño, lo que daba una vida limitada a este yacimiento minero hasta mediados de esta década (2015)”, precisó.

Sin embargo, según informes técnicos de la Empresa Minera Huanuni, a diciembre de 2009, el total de reservas, alcanzaban a 11,7 millones de TMF de estaño, entre accesibles e inaccesibles, positivos y probables, además de existencia de minerales en rajos, posibles, masivos y prospectivos. Esa reserva alcanzaría  para  33.69 años.

Con ese panorama, comenta el profesional del CEDLA, existe la duda  que  se garantice la provisión permanente de carga para asegurar el funcionamiento del recientemente inaugurado Ingenio Lucianita en el que se invirtió 50 millones de dólares y, que tiene previsto el tratamiento de 3.000 toneladas por día, sumadas a las 1200 tpd que se tratan  en los ingenios de Santa Elena y Machacamarca, encargadas de subir la ley de los minerales para su mejor precio en la comercialización,

Prospección, exploración e inversión

Zaconeta menciona que otra de las grandes sombras de la minería son las labores de prospección y exploración, que han ido de mal en peor. “Si bien son diversos los proyectos que se vienen anunciando desde el 2006, no hay ninguno  que  hasta la fecha se haya coronado con labores de explotación. Los avances más significativos son los trabajos realizados por el Servicio Geológico Minero  (SERGEOMIN) en Meseta de los Frailes, cerros Huakajchi Grande y Chico  en  su  segunda  fase  y trabajos de prospección geoquímica en Santa Cruz”, señaló.

“La inversión en la década 2004-2015 llegó a un promedio de 327 ,5 millones de dólares por año consolidado de nuevos proyectos, lo que permitió tanto un incremento en recaudaciones impositivas (locales y nacionales), como de fuentes de empleo”,  finalizó Zaconeta.

La abundancia de recursos financieros estimuló a impulsar -a toda costa- el mayor número de proyectos mineros, aún a sabiendas de su escasa factibilidad.
 

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Mejora perspectiva de bancos y empresas de servicios

La calificadora de Riesgo Moody’s mejoró a “estable” desde “negativa” la perspectiva de 12 bancos …