Martes , 28 marzo 2017
Inicio / Destacados / Industria digital, la economía del futuro

Industria digital, la economía del futuro

Es incuestionable que el fenómeno de la digitalización se abre paso en la sociedad boliviana y, con ello, surge la formación de un ecosistema digital que paulatinamente deja sentir su presencia para perfilarse como la economía del futuro.

Esta “revolución” va dando forma a un nuevo sector económico compuesto por una variedad de empresas y negocios de signo innovador que surge alrededor de las tecnologías de la información respaldadas ya sea por industrias asentadas y de renombre internacional, como por otras que todavía deben pasar por la prueba del mercado.

Luis Sergio Valle, presidente de la Fundación para  el Desarrollo de las Tecnologías para la Información (Fundetic), sostiene que la industria digital es la economía del futuro (la economía del conocimiento)  y  que no resulta inalcanzable para Bolivia que tiene suficiente capital humano para impulsar emprendimientos basados en el procesamiento de la   información.

“En este entorno, que podemos denominar Ecosistema Digital, interactúan fabricantes de dispositivos y proveedores de servicios de internet, junto con proveedores de contenidos y de servicios de red, gobiernos encargados del diseño de las políticas públicas, órganos reguladores y usuarios finales”, afirmó Valle. Sin embargo, subsisten grandes desequilibrios manifestados en una brecha digital existente entre los que tienen y los que no tienen acceso a  Internet.

Valle precisa que la “apropiación” del Ecosistema Digital significa “evolucionar de un Internet del consumo a un Internet de la producción”, que representa transitar de una sociedad que consume los productos y servicios de Internet, a otra que desarrolla los mecanismos necesarios para la provisión de servicios y de contenidos a través de Internet.

Revolución Digital en Bolivia

En Bolivia, el sector bancario es el sector más innovador en materia de soluciones y servicios de Tecnologías para la Información (TI) dado que debe cumplir con  regulaciones  y  estándares  internacionales para la habilitación del uso de las Tarjetas de Débito, para promover y desarrollar el comercio electrónico, o para la ampliación de los diferentes canales de atención al público.  Son puntos  de inflexión para la promoción  de nuevos servicios y productos vía Internet.

A ello se añaden las Proveedoras de Servicios de Internet (ISP) que están dando un giro no solo a la prestación del servicio telefónico y de internet, sino que están empezando a desarrollar nuevas soluciones, servicios y productos como es el caso de la Empresa TIGO (que ofrece servicios de pago TIigomovil, TigoSport, Servicio de Cable y Netflix), lo que supone que los otros operadores, empezarán en breve a competir en el mercado por este tipo de productos. La calidad y el servicio será en definitiva la clave del   éxito.

En la línea de introducción de nuevos servicios vinculados a la tecnología, Valle resalta la presencia de UBER en Santa Cruz y La Paz. Las experiencias de Jalasoft y de muchas empresas similares reflejan el entrenamiento de ingenieros y el uso de las nuevas tecnologías en programas de formación, fortalecimiento en capacitación e industrialización de sus conocimientos. Así, se está señalizando un nuevo escenario empresarial, de generadoras de talento e innovación, reorientando sus planes de estudio hacia una formación de calidad, integrando la investigación y la práctica profesional a  los centros producción.

Valle explica que entre los avances, el gobierno central puso en marcha la Agencia Boliviana Espacial (ABE), que ofrece servicios de radio, Tv transmitida en formato libre, internet y telefonía celular en zonas rurales del país, con resultados atribuidos al satélite Túpac Katari.

Esto se complementa con la expansión de la cobertura del servicio de telefonía móvil a más de 1.500 nuevas localidades con la instalación de 526 radio bases rurales conectadas por satélite.

“Según ABE, se ha instalado más de 2.504 telecentros en pequeñas poblaciones rurales con servicios de internet y telefonía. Se conectó a más de 300 establecimientos educativos rurales al internet. ENTEL viene  desarrollando  acciones  orientadas  a  promover el acceso y la cobertura de fibra óptica mediante lo que se denomina el tendido de la última milla en las diferentes regiones del país”, explicó el profesional.

A lesto se añaden los programas de un Computador por maestro y la creación de la Empresa Pública Estatal QUIPUS, que ensambla computadoras, tablets  y  teléfonos inteligentes.

Retos

El desarrollo de la Tecnología Digital  plantea  varios retos. Uno está referido al marco normativo sobre el uso y desarrollo de las TICs en Bolivia. Otro está vinculado a la promoción de la construcción  de  las carreteras de información a través del recambio de las infraestructuras de cobre por las de fibra óptica.

“El tercero es promover una cultura digital en el uso, manejo y aplicación de la Tecnologías de la Información enfocada a diferentes usuarios finales: ciudadanos, empresas, gobiernos y hogares, entre los más relevantes”, subrayó. El cuarto reto tiene relación con “el impacto del uso y aplicación de las TICs, que radica principalmente en la generación de oportunidades que se crean para la gente, para los negocios, para los países,  para los Gobiernos a través  de procesos de innovación que repercuten en mejores niveles de productividad y competitividad que generan mayor crecimiento  económico  y generación  de empleo”.

Valle destacó que para aprovechar las oportunidades que ofrecen  las Tecnologías  de la Información y Comunicaciones TICs se debe acelerar la velocidad que cierre la brecha tecnológica y ampliar la conectividad en precio, cobertura y  calidad.

“Las capacidades tecnológicas están ahí.  Saber  que esa es la ruta para cerrar la brecha del desarrollo ya no es un secreto para nadie. Tenemos que asegurarnos es que junto al trabajo regulatorio del gobierno,  las empresas inviertan en la producción de servicios y  la sociedad nos aseguremos del aprovechamiento de estas capacidades.

Tecnologías

Valle explicó que para un desarrollo constante de la mano de la Revolución Digital es pertinente la adopción de nuevas tecnologías por parte de diferentes sectores económicos. “Fuera de la brecha económica, se debe trabajar en la brecha de acceso a la banda ancha y en especial al internet en términos de hogares y zonas geográficas”, dijo.

En la adopción de dichas tecnologías existe ausencia de una industria digital plena, de alcance local y regional. AL. todavía no ha desarrollado plataformas digitales que compitan significativamente en los mercados internacionales. Se advierte además la ausencia de un uso intensivo por parte del sector productivo de las TIC en los procesos de manufactura, comercio, procesamiento y logística.

Del entretenimiento a la producción

Sergio Valle mencionó que el boliviano tiene todas las capacidades plenas para implementar y usar las TIC, “sin embargo lo que falta en nuestra sociedad es pasar del Internet del Entretenimiento al Internet de la Producción (promover nuevas capacidades y destrezas). Este cambio que se dará, sólo si empezamos a crear una cultura digital en todos los sectores y ámbitos de nuestra sociedad, que permita entender y comprender que la tecnología solo es un medio y no un fin en sí mismo y que a través de su uso se logra obtener información que se convierte en conocimiento útil a los fines de desarrollo individual y colectivo”.

Brecha Digital

El entrevistado anota que la brecha digital  es común en la región Latinoamericana y que debe entenderse como un atraso relativo. Es imperativo mejorar los progresos en conectividad, redes de telecomunicaciones y condiciones de accesibilidad a redes móviles, Internet de banda ancha y en cuanto a tarifas más económicas en telefonía e  internet.

Mejorar en velocidad de Internet y dejar atrás el rezago del país en este aspecto, es igualmente clave para impulsar la productividad y el crecimiento económico, brecha que nos sitúa en el puesto 125 entre 143 países a nivel mundial y el puesto 15 de entre 17 países en América Latina.

Tareas

Una tarea pendiente es la inserción de los productos digitales bolivianos en las cadenas internacionales de valor. Hoy se discute es acerca de las ventajas y desventajas del sistema de “maquila digital” dentro del cual operan o se conciben varias empresas y proyectos de negocios con innovaciones  digitales.

Se requiere de un régimen de promoción para las actividades  de  creación,  diseño, desarrollo e implementación de software y en general para los bienes y servicios basados en las tecnologías de la información.

Es necesario construir  mecanismos  de  protección  de la propiedad  intelectual  en  beneficio de los innovadores y empresas de tecnologías digitales, cuya principal característica es producir valor agregado a través de procesos y procedimientos intangibles. A eso debe apuntar el sistema educativo universitario con la formación de profesionales con un nivel de calificación que se ponga a la altura de lo que las empresas del ecosistema digital  precisan.

Un instrumento que aportará  a este  propósito  es  la Ley de Telecomunicaciones, con un marco normativo y regulatorio idóneo y eficaz que solucione los vacíos en facturación electrónica, firma digital, fomento del comercio electrónico, protección de datos personales, delitos informáticos, estadística en TIC, gobierno  electrónico,  políticas de datos abiertos, sistemas de patentes y otros que tienen  el fin de facilitar los negocios, abrir nuevos canales y alternativas, de resguardar los derechos e intereses legítimos de proveedores y compradores y,  de reforzar  la interacción  y la confianza a fin de estimular la ampliación del mercado digital boliviano.

Deben consolidarse políticas e instituciones públicas sólidas, que promuevan eficazmente la innovación y el desarrollo digital, entre ellas, esquemas de apoyo a empresas  y emprendedores tecnológicos en forma de capital ángel, capital semilla, capital de arranque y capital de riesgo, de modo que se conforme un mercado a través del cual los innovadores  puedan  financiar  sus emprendimientos.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Situación del sector eléctrico en Bolivia

La industria eléctrica en Bolivia se encuentra dividida en tres actividades: generación, transmisión y distribución. …