Martes , 26 septiembre 2017
Inicio / Sectores / Agro: un año para el olvido

Agro: un año para el olvido

El agro boliviano tuvo en la gestión 2016 un año “para el olvido” ya que fue castigado por la peor sequía registrada en las dos últimas décadas, así como por las plagas, lo que incidió en una caída de la producción, merma de la superficie agrícola y millonarias pérdidas para los agricultores.

Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), detalló que la superficie agrícola experimentó una caída del 8% y que la producción se redujo en 24,3%, respecto al período agrícola 2015. Según ese balance, los peores resultados se registraron en la campaña de invierno ya que en la temporada de verano el desempeño de los cultivos fue más equilibrado.

En invierno, la sequía afectó un 65% de la superficie cultivada causando sustanciales pérdidas: la superficie sembrada se redujo en 20%, la producción en 51%, siendo los cultivos más afectados los de soya, girasol, maíz, trigo, sorgo y chía.

A la sequía le siguió el azote de las plagas. La presencia del gusano cogollero redujo los rendimientos y elevó los costos de producción y contribuyó a ahondar las pérdidas.

Las pérdidas económicas estimadas alcanzan a 500 millones de dólares y un monto similar habría ingresado en condiciones de morosidad, tanto con el sistema financiero como con las casas comerciales que proporcionan insumos agropecuarios de importación.

La producción de cereales se redujo en 21% dijo, por su parte, Reinaldo Díaz, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), ANAPO.

“Esta secuela viene por las condiciones climáticas adversas de extrema sequía y el ataque de plagas como el Gusano Cogollero en maíz y sorgo, principales causas que influyeron para esa significativa reducción en la producción y que significaron una pérdida de 173 millones de dólares para los agricultores”, subrayó Díaz.

Las desempeño en el 2017 dependerá del comportamiento climático. De ser favorable, la actividad agrícola en la campaña de verano, podría crecer en 6% con una expansión del área de siembra.

nota23131_imagen0_x5

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Los servicios de agua y electricidad: riesgos y desafíos

El reciente incremento dispuesto en las tarifas de energía eléctrica y los problemas de aprovisionamiento …