Viernes , 23 junio 2017
Inicio / Destacados / A merced del contrabando y las cargas labores y tributarias

A merced del contrabando y las cargas labores y tributarias

manu-1

La actividad manufacturera cerrará este año con una tasa de crecimiento inferior al 4,5%, lo que refleja un proceso de desaceleración industrial, producto de la contracción económica internacional. En 2015 esa expansión había llegado al 4,9%.

La ralentización de la economía internacional afectó a la demanda interna y externa de productos manufacturados en Bolivia, generó problemas de mercado, tributarios y laborales que fueron determinantes para el estancamiento industrial, según el análisis de Ibo Blazicevic, vicepresidente de la Cámara Nacional de Industrias y presidente de la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (CADINPAZ).

En cuanto al mercado, citó la competencia desigual y desleal del contrabando y la informalidad en desmedro de la industria manufacturera legalmente constituida que, año tras año, tiene un mercado cada vez vez más reducido.

manu-2En el capítulo tributario, mencionó la sobrefiscalización tributaria que genera una sensación de alto riesgo para la inversión, producción y generación de empleo de las industrias formales. “No obstante, la industria manufacturera formal contribuye con el 17% de las recaudaciones tributarias”, anotó el ejecutivo industrial.

Sobre la problemática laboral, Blazicevic se refirió al incrementos salarial (6%) y al aumento del salario mínimo (9%), aprobados sin coordinación con el sector privado. Ambas medidas elevaron los costos laborales y restaron competitividad a la industria nacional, habiendo más bien favorecido al contrabando y a la informalidad.

Sin embargo, comentó que la suspensión del pago del segundo aguinaldo significó  un  alivio para las industrias formales, algunas de las cuales habían anticipado incluso la suspensión de sus actividades productivas, pues sus condiciones económicas no le permitían encarar esta obligación.

Anotó que el conjunto de los mencionados factores aumentó el riesgo en las empresas industriales, habiendo provocado este año el cierre de un promedio de 1,5 industrias por día.

En el ejercicio 2015 ese promedio alcanzaba a   una empresa diaria, lo que da cuenta del deterioro experimentado.

Datos de Fundempresa señalan que, a octubre de 2016, un total de 442 industrias manufactureras canceló su matrícula de registro, mientras que en diciembre de 2015 esa cifra fue de 372 empresas. En Bolivia operan cerca de 13.500 industrias, de las cuales el 90% son pequeñas y las restantes están clasificadas como medianas y grandes. La industria boliviana representa un 35% del total del PIB.

Mercado

El representante industrial detalla que durante la gestión 2016 el sector industrial manufacturero experimentó dificultades en la provisión de materia prima e insumos por los conflictos sociales que obstaculizaron las vías de transporte, así como por los paros laborales en los puertos de Chile y por la lentitud en los procesos aduaneros de importación y exportación de materia prima, insumos y productos finales.Blazicevic precisó que, si bien en el período octubre 2015–octubre 2016 las exportaciones bolivianas de productos industriales manufactureros aumentaron 5,17%, su expansión fue resultado del incremento de productos como el oro metálico, el estaño metálico y la plata metálica.

manu-3En contraste, las exportaciones de bienes acabados de madera cayeron en 18,7%, las de cueros y manufacturas disminuyeron en 15,8%, las de los productos textiles se redujeron en 42% y las de productos de galletería y panadería se encogieron en 8,9%.

Asimismo, en el mencionado período, las importaciones de bienes de capital para la industria manufacturera disminuyeron en 21,6%, mientras que las compras de bienes de consumo como alimentos, vestidos, muebles y bebidas se redujeron en 5,6%.

El presidente de CANDIPAZ destacó que, en el Plan de incentivos para la industria, la Cámara Nacional de Industrias logró el apoyo del Vicepresidente del Estado y de la Ministra de Desarrollo Productivo, acordando un grupo de medidas de protección para la industria nacional.

“Se promulgaron los Decretos sobre Autorizaciones Previas de Senasag para importaciones de productos del sector oleaginoso, azúcar y bebidas; sobre autorizaciones previas del Ministerio de Desarrollo Productivo para productos textiles y sobre preferencias en compras y contrataciones estatales para productos hechos en Bolivia” puntualizó.

La industria manufacturera aguarda con expectativa que el Gobierno apruebe un conjunto de incentivos concretos para dinamizar la inversión productiva nacional y opte por  un golpe de timón para promover el desarrollo industrial manufacturero, comentó Blazicevic.

El entrevistado prevé que en la gestión 2017 continuará el ciclo de contracción de la actividad económica en el país en un escenario de incrementos salariales y de masivo contrabando, en desmedro de la industria manufacturera formalmente constituida.

 

manu-4

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

En Bolivia se ofertan cerca de 400 post grados

Conforme a la clasificación que se hace en   la Guía de Universidades del Estado Plurinacional …