Jueves , 23 marzo 2017
Inicio / Destacados / Sistema bancario esquivó la desaceleración

Sistema bancario esquivó la desaceleración

bank-1

El sistema bancario boliviano no percibió este año el impacto de la desaceleración de la economía, aunque deberá estar atento a la evolución de los próximos meses, cuando podría empezar a sentir sus señales. El ejercicio 2016 cerrará con un crecimiento de cartera de alrededor del 17%, muy similar al del año 2015, lo que para los parámetros del negocio representa un buen indicador.

Sin embargo, hay varios indicadores que preocupan a los banqueros: la disminución del indicador de la rentabilidad financiera (ROE) que reduce las posibilidades de capitalizar utilidades, la elevada carga fiscal que incide en la rentabilidad, la cercanía del cumplimiento de las metas de cupos de cartera que acrecienta la competencia por la colocación de créditos y un ligero, pero alertador, incremento de la morosidad.

De todas maneras, “gozamos de un sistema financiero estable, sólido, solvente, bien capitalizado y bien previsionado. Es algo que se ha conseguido con muchos años de trabajo”, remarcó Sergio Asbún, gerente general del banco Económico, en una evaluación preliminar sobre del comportamiento de la banca.

Créditos

El ejecutivo estimó que los bancos alcanzarán este año un crecimiento del 17% en cartera, ratificando el ritmo de la gestión precedente, “lo que muestra que la banca ha seguido aportando al desarrollo del país porque la mayor parte de los préstamos aprobados han sido al sector productivo y vivienda social que fueron los que más se beneficiaron con la cartera crediticia colocada”.

Considera que todos los bancos cumplirán plenamente con la meta interanual definida por la norma para los sectores productivos y de vivienda social. Sin embargo, reflexiona que “cada año se hace más difícil cumplir con los cupos porque en la medida en que nos estamos acercando a la meta, cuesta más encontrar la demanda calificada para colocar estos recursos de forma adecuada a estos segmentos”.

Si bien Asbún admite un mayor énfasis crediticio hacia los sectores productivos y de vivienda social, no percibe que los sectores de comercio y servicios hayan sido afectados de manera significativa por la normativa de cupos de cartera, pues la banca no les ha interrumpido el suministro de recursos.

Gozamos de un sistema financiero estable, sólido, solvente, bien capitalizado y bien previsionado.

Asimismo, explicó que la desaceleración experimentada en el crecimiento de la cartera pyme no está necesariamente vinculada a los cupos de cartera, sino a otras disposiciones que exigen a los bancos evaluar la información tributaria de la pequeña y mediana empresa a fin de demostrar su capacidad de pago con estados financieros formales antes de aprobarles un préstamo.

“Lamentablemente los empresarios de este segmento no se han formalizado en su totalidad y, por lo tanto, han dejado de acceder al sistema crediticio formal”, apuntó. Esto contribuyó también a la disminución del número de prestatarios.

Señaló que, si bien la mora experimentó un ligero crecimiento, la calidad de la cartera es saludable y los indicadores de morosidad se mantienen bajos.

Economía

Consultado sobre el desempeño de la banca en relación con la economía, Asbún remarcó: que “este año no hemos tenido todavía en el sistema financiero un impacto de la desaceleración económica”, por lo que recomienda estar atentos a la evolución de los primeros meses del próximo año “para evaluar cómo va a afectar esta supuesta desaceleración de la economía al sistema financiero”.

Depósitos

El ejecutivo del banco Económico señala que los depósitos tuvieron un crecimiento menor que los créditos debido a que había una liquidez acumulada de gestiones pasada en el sistema financiero que se ha utilizado para financiar el crecimiento de la cartera.

bank-2Impactos

Asbún se refirió también a los impactos de algunas disposiciones gubernamentales en el desempeño de la banca. Los techos de tasas de interés provocaron una disminución en el costo de las colocaciones, lo que ha repercutido en los márgenes de rentabilidad de las instituciones bancarias.

El indicador de rentabilidad (ROE) disminuyó en aproximadamente siete puntos desde la aplicación de la referida regulación afectando negativamente las posibilidades de capitalización de utilidades. Indica que, para enfrentar esta situación, los bancos están recurriendo a obligaciones subordinadas (capital secundario) o a los aportes adicionales de los accionistas.

Las cargas tributarias afectan directamente a la rentabilidad de las instituciones. “Tenemos un IUE del 47%, muy por encima de lo que pagan los otros sectores. Si a esto se le suman otros impuestos adicionales, la carga impositiva en algunos casos supera el 60%”, señaló al precisar que sobrellevar la situación los bancos están mejorando sus niveles de eficiencia.

Fusiones

Asbún considera positiva la anunciada fusión de los bancos Mercantil Santa Cruz y Los Andes Procredit. “Cuando los márgenes se están achicando, el volumen del negocio se hace cada vez más importante y tener entidades financieras cada vez más grandes es parte de un cambio que tiene que darse en el país”, opina. También destacó la incorporación de las IFDs al sistema regulado.

Finalmente, el ejecutivo bancario resaltó los esfuerzos de los bancos por incorporar cambios apoyados en la tecnología. Los bancos vamos a hacer inversiones muy importantes en tecnología para ofrecer canales alternativos de atención”, concluyó.

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Ranking Financiero 2016

El semanario Nueva Economía ofrece a sus lectores el Ranking Financiero 2016, un trabajo que, …