Domingo , 17 diciembre 2017
Inicio / Destacados / Hidrocarburos, con nuevos escenarios

Hidrocarburos, con nuevos escenarios

 

hid-1

El sector de hidrocarburos enfrentó en 2016 un nuevo escenario marcado por la disminución de los precios internacionales del petróleo, la necesidad de reservas para atender la demanda de Argentina y Brasil y los escasos avances en el pregonado proceso de industrialización.

A decir de los analistas, este conjunto de factores, que incidió sobre todo en la disminución de los ingresos fiscales, obliga a la reorientación de la política pública, de un espectro donde la maximización de ingresos para el Estado fue el eje central a otro que privilegie la apertura de mercados para el gas natural y mayor inversión en exploración, explotación e industrialización.

Hugo del Granado, especialista en el sector, explicó que la gestión 2016 fue difícil para el sector hidrocarburos debido especialmente al precio bajo del petróleo que es el referente para el cálculo de los precios de exportación de gas. “El precio del petróleo WTI, alcanzó su punto más bajo de 26.21 dólares/barril en febrero. Por esta razón, la economía nacional, al igual que el año 2015, llegará a tener un déficit fiscal”, puntualizó

Indicó que la renta petrolera, que entre los años 2014 y 2015 ya se había reducido de 5.530 a 3.768 millones de dólares, y que fue presupuestada en 3.700 millones de dólares para el año 2016, registró un nuevo descenso hasta 2.600 millones de dólares.

Mencionó que la dimensión del impacto se puede apreciar en la evolución descendente del precio del gas exportado. En el caso argentino, el precio pasó de 10,2 dólares por millón de BTU, en el tercer trimestre de 2014, a 5 $us/MMBTU el último trimestre de 2015 y actualmente se sitúa en 3.53 $us/MMBTU.

hid-3En este contexto, el Presupuesto General del Estado (PGE), asume que la próxima gestión cerrará con un precio de 3.93 millones de dólares por BTU que podría considerarse más realista respecto a las previsiones de años anteriores.

Para paliar la caída de precios el gobierno se propuso incrementar la producción y diversificar las exportaciones a fertilizantes y GNL. “Con res- pecto a la producción, ninguno de los pronósticos ha sido alcanzado”, puntualizó el especialista.

Este resultado viene de la imposibilidad de continuar con una producción ascendente por las difíciles condiciones exploratorias, lo que se traduce en baja actividad experimental, en la ausencia de nuevos descubrimientos y en el estancamiento de las reservas. “Se suma la declinación natural de los actuales campos, siendo San Alberto el ejemplo más crítico”, especificó el entrevistado.

Otra decisión incomprensible del gobierno, según el especialista, es que en la gestión no se procedió, por tercer año consecutivo, a contratar una empresa que certifique las reservas de hidrocarburos en el país. Es claro que esta legitimación de los constantes anuncios de múltiples descubrimientos marcaría un punto alto para el Gobierno.

Industrialización

Saúl Escalera, Ph.D. y docente en Química, opina que la industrialización del gas natural en Bolivia no ha avanzado respecto al 2015. La Planta de Urea-Amoniaco en Bulo-Bulo, no entró en producción y se prevé que será en junio 2017.

hid-4“Hay mucho camino para recorrer, porque debemos reconocer que, siendo Bolivia un país predominantemente gasífero, la industria petroquímica es de fundamental importancia para el desarrollo industrial del país”, subrayó.

Añade que, durante la gestión 2016, el único proyecto que asegura el mercado interno es la producción de Gas Natural Licuado (GNL) en la planta de Río Grande. “Este gas está siendo distribuido a algunas poblaciones del oriente boliviano donde se han construido plantas de regasificación el 2016. El proyecto de vender GLP al Paraguay recién se cristalizará el 2017”, argumentó.

Mencionó que todos estos problemas devienen porque YPFB no tiene un Plan Operativo elaborado que responda al comportamiento de ciclos económicos y las necesidades del mercado nacional e internacional.

“En mi opinión, Bolivia no debe caer en la trampa de ser un simple exportador de urea y amoniaco – que son básicamente productos semi elaborados – y el gobierno nacional debe comprender que la alternativa más conveniente para los excedentes de urea y amoniaco es construir un Gran Complejo Petroquímico en Bulo–Bulo del Departamento de Cochabamba para producir– además de la urea – un buen número de productos derivados de alto valor agregado en base al amoniaco”, destacó.

 

 

hid-5

 

 

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Merco presentó la evaluación de reputación a empresas y líderes

El Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (MERCO) junto a Nueva Economía  presentaron la más completa …