Domingo , 17 diciembre 2017
Inicio / Actualidad / Presupuesto para un año incierto

Presupuesto para un año incierto

estadistica-presupuesto-para-un-ano-incierto

El crecimiento de la economía en 2017 estará nuevamente apuntalado por la inversión pública y ésta será a su vez la responsable del mayor déficit fiscal del último decenio, según el Proyecto de Ley de Presupuesto General del Estado (PGE) 2017, enviado a la Asamblea Legislativa.

Los principales indicadores de la economía anticipan un año que se vislumbra complicado, como el que ya termina, pues las recaudaciones tributarias seguirán a la baja, disminuirán los ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos  (IDH) y se verá mermado el volumen de transferencias a las regiones.

Está claro que seguirá pesando la disminución de los precios de las materias primas, una economía mundial que no termina de despegar de la crisis y la incertidumbre que pueda generar la presencia de Donal Trump en la Casa Blanca.

Se proyecta un crecimiento de 4,8%, similar al de este año, lo que representa estabilidad, pero también estancamiento. Hay que destacar que se trata de una tasa positiva, que probablemente se encuentre entre las más altas del vecindario. También resulta evidente que la economía boliviana ha vuelto al promedio que le era habitual en la denostada época neoliberal. En términos nominales, el PIB alcanzará a 267.057 millones de bolivianos, equivalentes a 38.930 millones de dólares.

imagen-2-estadistica-presupuesto-para-un-ano-inciertoEl PGE 2017 contempla una inversión pública de 6.189 millones, que podría elevarse incluso a 7.506 millones cuando llegue a definirse la estrategia de inversión de ENTEL. De todos modos, si bien la cifra es alta, muestra también una reducción   de 8,5% respecto a la cifra global anunciada para el presente ejercicio.

Esa millonaria inversión estará  asentada en los mega proyectos estatales cuyo financiamiento tendrá origen en el ahorro nacional y posiblemente en mayor endeudamiento externo, un tema que no parece incomodar a los responsables de la economía, que argumentan que el país tiene espacio para contraer deuda.

Eso si, el principal costo de esa ambiciosa inversión pública será el mayor déficit fiscal de los últimos años: 7,8%, una cifra roja a la que la economía nacional retorna después de varios años de constantes superávits.

“El déficit de 7,8% viene por cumplimiento del Plan Nacional de Desarrollo que contempla una agresiva in- versión pública y que está siendo financiada por el ahorro de años anteriores y financiamiento externo”, precisó el titular de Economía, Luis Arce.

Entre las proyecciones macroeconómicas, el gobierno prevé un leve incremento de la inflación. La tasa prevista es de 5,03%, frente a un índice bastante menor al 5% con que cerrará la presente gestión. La variación no es sustancial, por lo que revela virtualmente un comportamiento estable de los precios. Uno de los riesgos a la baja, es el comportamiento climático. No se contempla variaciones para el tipo de cambio.

imagen-estadistica-presupuesto-para-un-ano-inciertoEn la elaboración del Presupuesto se ha definido como referencia un precio promedio del barril de petróleo de 45 dólares el barril, similar al programado para el presente año. Las autoridades económicas confían en que este referente pueda mejorar a medida que avance el año.

El PGE 2017 estima una disminución de 4,7% en las recaudaciones tributarias. Los ingresos que corresponden al Impuesto Di- recto a los Hidrocarburos (IDH) y las regalías por hidrocarburos se reducirán en 22,5%. Esto está en directa relación con la caída de los precios del petróleo. Ambas bajas impactarán en los ingresos de las regiones. Al respecto, el Ministro de Economía comentó que esa disminución no debiera ser novedad para municipios, gobernaciones y lamentó que esas instancias “no hayan diversificado sus ingresos para compensar la caída”.

Se calcula que la producción de gas natural se incrementará en apenas 1%. Asimismo, se prevé que el precio de exportación a Brasil disminuirá en 33% y a la Argentina en 23%. La proyección da cuenta de un incremento del 3% en el volumen de gas para el mercado interno y de 8% para Argentina. En el caso de Brasil, la demanda se verá reducida en 2%.

“El volumen a Brasil estaría disminuyendo en 2%, debido a que el país vecino tiene problemas económicos y normalmente cuando Brasil tiene problemas disminuye la demanda de gas porque la energía que necesita para sus termoeléctricas  también se reduce”, dijo Arce.

Se anticipa que continuará la baja en los precios de venta del gas boliviano a sus dos principales mercados. En el caso de Brasil esos precios disminuyeron en 35% en el último trimestre y se estima que los tres primeros meses del 2017 caerán en 33%, respecto al mismo período del 2016. En cuanto a la Argentina, los precios bajaron en 30% en el último trimestre y mantendrán esa tendencia en el primer trimestre de la próxima gestión con una caída de 23%.

tabla-estadistica-presupuesto-para-un-ano-incierto

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Genética de la quinua para mayor producción

La quinua, el producto emblemático de Bolivia y la zona andina, (Chenopodium quinoa), se suma …