Martes , 28 marzo 2017
Inicio / Especial / Del productor a la mesa, el valor de la gastronomía boliviana

Del productor a la mesa, el valor de la gastronomía boliviana

tapa-sep-gas

La gastronomía y su relación con el sector empresarial
El arte culinario boliviano tuvo una tendencia creciente en los últimos años, consolidando a algunos restaurantes y chefs locales e internacionales, gracias a la combinación, principalmente, de sabores altiplánicos y amazónicos.
Sin duda alguna, los gastrónomos son los artistas que lograron conseguir una combinación de productos típicos de varias regiones del país, con ingredientes de otros lugares, dando lugar a grandes obras culinarias que como bolivianos venimos consumiendo durante décadas.
En muchos casos, dichos ingredientes provienen de zonas de difícil acceso, lo que les dan un valor adicional y es lo que recientemente estamos empezando a identificar como algo muy importante.
Es admirable observar cómo este sector está añadiendo valor a su propuesta, al trabajar muy de cerca con su cadena de valor. De esta manera, se demuestra que el fortalecimiento de la misma es un arma muy importante al momento de presentar propuestas innovadoras y con altos niveles de diferenciación.
Elevar los estándares de calidad de los productos que se adquiere, preocupándose de todos los elementos que hacen parte del mismo, como el productor, las formas de producción y los efectos de la misma, es una nueva manera de demostrar que este nuevo arte culinario da grandes resultados y que podría ser interesante replicar en otros sectores.
Cotidianamente, la vorágine de las operaciones hace que a las empresas se les dificulte ver más allá de sus cuatro paredes, con esto nos referimos a que una muy disminuida proporción de las acciones e inversiones están enfocadas en fortalecer la cadena de valor, ya sea de proveedores, vendedores o clientes, pues parece que la incidencia de estas acciones o inversiones, en relación al crecimiento de las utilidades, puede ser muy reducida.
El sector gastronómico es un interesante ejemplo que puede evidenciar una excepción o un caso aislado sobre la real incidencia de estas inversiones o acciones. Es indudable que fortalecer la cadena de valor, en la manera en que lo está haciendo este rubro, sólo puede generar altos beneficios, más allá de las inversiones que se deban hacer, pues éstas, a un futuro, darán grandes resultados. Ver separata

acerca Nueva Economia

Podría interesarle

Servicios de diagnóstico y cura para las empresas

Las empresas siempre están expuestas a momentos de crisis y, muchas veces, son situaciones que …