Viernes , 23 junio 2017
Inicio / Innovación & Tecnología / Un empresario que necesita creatividad e innovación

Un empresario que necesita creatividad e innovación

El empresario boliviano sabe ubicarse en el mercado local, pero es tímido en el internacional. Esa condición no está sustentada en la falta de competitividad de precios, sino en la ausencia de creatividad, pues le falta capacidad para detectar las oportunidades de manera anticipada y simplemente se dedica a copiar lo que funciona.

Frecuentemente se queja de que no tiene la espalda suficiente para alimentar el mercado, pero parece no ser consciente de que en el mundo de hoy, además de los mercados masivos, hay nichos de mercado que pueden ser atendidos por empresas bolivianas.

“Estamos convencidos de que la creatividad es la que nos puede dar esa ventaja competitiva internacional. Tenemos empresa, tenemos espíritu emprendedor y nos lanzamos pese a las amenazas y riesgos, pero nos está faltando creatividad e innovación para responder a ese tipo de demandas que nos exige el mundo”, opina Verónica Querejazú, profesora del Programa de Maestrías para el Desarrollo (MpD) de la Universidad Católica Boliviana.

La entrevistada señala que el mundo vive una fase de revolución del conocimiento donde los gustos y las preferencias son cada vez más particulares. “El mundo está demandando bienes casi únicos. No nos pide 100.000 camisetas, sino bienes más personalizados (tailor made). Hasta la medicina es personalizada, las recetas generalizadas están fuera de moda”, agrega. Esto representa un gran desafío para el tamaño de empresas que tiene Bolivia, que son pequeñas comparadas con los cánones internacionales.

El mundo está demandando bienes personalizados, casi únicos; “tailor made”. Se trata de un segmento que podrían atender exitosamente las empresas bolivianas.


Es un momento para que los empresarios se pregunten en qué pueden diferenciarse de los demás para responder a las exigencias de este nuevo mundo. “Allí podemos darnos una revolución creativa. Allí podemos dar el salto”, subraya, tras acotar que esa reflexión sería útil en momentos en que hay una reducción de las expectativas de crecimiento regional tras el boom de altos precios de las materias primas.

La docente universitaria atribuye esa timidez empresarial a lo que califica como “enclaustramiento o mediterraneidad mental” Considera que al empresario boliviano le hace falta trascender sus propios límites y abrirse al mundo y que la única manera de romper esa mediterraneidad es con educación y conocimiento.

“Hay que mirar al mundo. Nuestro mercado es muy pequeño, demasiado pequeño. Ya que no tenemos empresas grandes que podrían utilizar economías de escala interna, debemos acudir a economías de escala externas, es decir un montón de pequeñas empresas, aglomeradas,  interconectadas, con industrias de soporte para servir a un mercado exigente, particular y cada vez de mayor nicho”, precisa Querejazú.

Añade que “tenemos el ingenio criollo que es valioso y que a veces no lo valoramos. Ese ingenio criollo necesita educación, para volverse creatividad, para volverse innovación que es lo que el mundo está pidiendo. Es la tercera revolución del conocimiento. O saltamos allí o una vez más nos quedamos atrás”.

Afortunadamente, dice, está surgiendo una nueva generación de empresarios convencidos de que el negocio es algo creativo y que tiene que servir a la comunidad local y a la comunidad global. Hay nuevas experiencias y nuevas empresas innovadoras. Sin embargo, recomienda que el empresario debe capacitarse de manera continua porque cada día hay nuevos procesos, nuevas maneras de gerenciar, de atraer y atender al cliente, nuevas tendencias de marketing que están marcando pautas.

Las actitudes empresariales necesitan estar acompañadas de políticas públicas y la principal de ellas debería estar referida a la investigación y el conocimiento, la socialización de la información y del conocimiento.

Perfil empresarial

Yolanda Ríos, Consultora Empresarial Internacional describe en unos cuantos trazos las características más relevan-tes del empresario boliviano.

  • Principal fortaleza: capacidad de adaptación a los cambios y su espíritu de lucha para vencer los inconvenientes del entorno.
  • Principal debilidad: no ser suficientemente innovador, no detectar anticipadamente las oportunidades y limitarse a copiar lo que ya funciona.
  • Recomendable: el ejemplo es el único modo de poder influenciar al equipo de trabajo y es una conducta que cuesta asumir.
  • Secretos: saber delegar, es una tarea difícil, requiere un trabajo a priori, saber qué delegar y a quién delegar. Delegar responsabilidades y tareas permite dar mayor valor a la empresa.
  • Enfoque: enfocarse en el “nosotros” y no en el “yo” permite cumplir mejor los objetivos, retener a los talentos y aprovechar de la diversidad de las personas.
  • Sugerencia: el recambio generacional es un proceso y como tal va planificado.
  • Talla internacional: el empresario boliviano tiene condiciones para alcanzar talla internacional, pero debe estar acompañado de estabilidad política, seguridad jurídica que garantice sus inversiones, fomento a las exportaciones y acuerdos y alianzas internacionales.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Industria digital emergente

La industria digital en Bolivia está ganado espacios gracias a los avances registrados en materia …