Viernes , 23 junio 2017
Inicio / Actualidad / La sequía más dura de los últimos 25 años

La sequía más dura de los últimos 25 años

Bolivia enfrenta la sequía más dura del último cuarto de siglo como efecto derivado del calentamiento global. De acuerdo a reportes oficiales, la carencia de lluvias afectó a 164.960 hectáreas de cultivos, a 45.863 familias productoras en 61 municipios y a 28 variedades de productos sembrados.

El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, informó que el país se encuentra en un escenario delicado y adverso. La temperatura en el altiplano y en el oriente aumentó en 2 grados centígrados, mientras que en los valles subió un promedio de 1.7 grados sobre lo normal.

Benito Mariscal, jefe de la Unidad de Contingencia Rural, del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, señaló que en Chuquisaca se reportó 1.423 familias afectadas y 891 hectáreas de cultivos dañados en 10 municipios, mientras que en Cochabamba hay 14.106 familias perjudicadas y 10.365 hectáreas impactadas en un total de 12 municipios.

En Potosí las familias afectadas su-man 4.553 y el número de sembradíos dañados alcanza a 9.870 hectáreas en 9 municipios. En Oruro hay 13.469 familias perjudicadas y 26.580 hectáreas impactadas en 19 municipios.

En La Paz se reportó 4.209 familias afectadas y 3.056 hectáreas dañadas en 9 municipios. En Santa Cruz se tiene 7.050 familias damnificadas y 114.698 hectáreas involucradas en 2 municipios y en Tarija hay 1.053 familias perjudicadas y 500 hectáreas con sequía en el municipio de El Puente.

En todo el país quedaron afectados los cultivos de maní, papa, ají, amaranto, maíz, trigo, frejol, arveja, quinua,cebada, haba, oca, arroz, soya y chía.

Los principales efectos de la sequía son la pérdida de cultivos, la menor disponibilidad de fuentes de provisión de agua, la erosión de los suelos y la disminución de las zonas de pastoreo. La sequía afecta este año a todo el territorio nacional, con excepción de una parte de la región amazónica.

Las consecuencias socioeconómicas son la menor disponibilidad de alimentos, el alza de sus precios y la migración de los habitantes rurales a los centros urbanos. Preocupa a Cocarico que, a futuro, Bolivia puede seguir teniendo el problema de la sequía, motivo por el cual el Gobierno Central, decidió lanzar un plan de acción destinado al enfoque coyuntural y otro de soluciones estructurales para paliar las necesidades urgentes y tomar medidas de contingencia.

En lo inmediato se activará un fondo de asistencia de 48 millones de bolivianos para llevar agua, semillas, medicamentos para el ganado vacuno. “Para los agricultores de maíz, el Estado comprará hasta diciembre a 75 bolivianos el quintal, en lugar de los actuales 40 bolivianos”, dijo.

Aunque el abastecimiento de maíz estaba garantizado hasta agosto, a partir de septiembre habrá problemas. Se prevé la falta de 200.000 toneladas de maíz hasta diciembre, por lo que se autorizó a Insumos Bolivia, la importación de maíz, trigo, semilla certificada de arroz y agroquímicos.

Emapa distribuirá las semillas en forma de crédito sin ningún tipo de interés. La deuda podrá ser pagada al concluir la cosecha.

La Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y la Cámara Agropecuaria del Oriente aseguró haber perdido 180 millones de dólares y para paliar el daño solicitó al Ejecutivo la reprogramación de las deudas bancarias a fin de evitar quiebras.

Según los productores cruceños, la sequía es la peor en 16 años y ha causado la pérdida de casi 300.000 hectáreas de cultivos de trigo, maíz, girasol y sorgo. También asoma un riesgo alimentario porque Anapo ve necesario importar 700.000 toneladas de maíz para cubrir el déficit en el mercado interno, que consume 900.000.

Los productores privados recibieron con cautela los decretos gubernamentales aprobados para paliar los efectos de la sequía, sobre todo porque
consideran que no resuelven los problemas estructurales del sector. Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), pidió la importación de repuestos con arancel cero y mayor agilidad para la exportación de granos y carne.

Para la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) los decretos son insuficientes. Su vicepresidente, Susano Terceros, demandó la autorización para el uso de los transgénicos y la liberación de la exportación del grano de soya.

CAO y ANAPO solicitaron la inclusión de los proveedores de insumos y de maquinaria en la reprogramación de deudas, porque allí se concentra  el grueso de la mora del sector productivo.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Bolivia con problemas para cubrir nominaciones

Bolivia desnudó su falta de capacidad de producción de gas para cubrir las nominaciones requeridas …