Miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio / Finanzas / Una banca con adecuada gestión de riesgos

Una banca con adecuada gestión de riesgos

Añadir nueva

Ronald Gutiérrez, presidente de Asoban

La banca boliviana registró en el primer trimestre del año  un crecimiento de su cartera y de menor crecimiento sus depósitos, fortaleció su patrimonio y desarrolló esfuerzos para canalizar créditos al sector productivo, un conjunto de resultados que dan cuenta una adecuada gestión de riesgos.

Sin embargo, en esta primera parte del año hubo algunos  indicadores que presentan un cierto deterioro: leve incremento de la mora, disminución del número de prestatarios, menor crecimiento de los créditos pyme, retrocesos en los préstamos a servicios y comercio y un menor volumen de  utilidades.

Los bancos están atentos a la evolución de la economía mundial, que si bien no ha hecho mella en el sector financiero, podría afectar las expectativas de crecimiento sectorial en caso de registrarse una menor demanda crediticia. La atención está puesta primordialmente en el desempeño de los principales socios comerciales bolivianos.

Tal es el balance que hizo para Nueva Economía, Ronald Gutiérrez, flamante presidente de la Asociación de Bancos Privados (Asoban), quien considera necesario repensar algunas medidas sobre el sector que “complican el crecimiento patrimonial futuro, requisito primordial para el apalancamiento de la banca, que determina finalmente la expansión del crédito”.

Depósitos

Al cierre del primer trimestre, los depósitos en la banca alcanzaron 20.423 millones de dólares, registrando una tasa de crecimiento interanual de 17,5%. Hasta marzo, el 83,7% de los depósitos se encuentra denominado en moneda nacional; es decir, 2,2 puntos porcentuales por encima del porcentaje registrado 12 meses atrás.

Cartera

Ronald Gutiérrez precisó que en los tres primeros meses del año la cartera de la banca alcanzó 15.832 millones de dólares, equivalentes a un crecimiento interanual de 19%.   A marzo de 2016, el 96,5% de la cartera está denominada  en bolivianos.

El portavoz de la  banca  privada  boliviana  señala  que, de acuerdo con los datos disponibles al mes de febrero, la cartera productiva y de vivienda de interés social registró un total de 7.452 millones de dólares, de los cuales 1.370 correspondieron a la vivienda de interés  social.

La cartera productiva y de vivienda de interés social, registró una tasa de crecimiento interanual del 51%, la cual refleja el importante esfuerzo que se está realizando la banca local para promover el crédito en los sectores productivos.

Crédito productivo

Gutiérrez dijo que las metas de cartera dirigida al sector productivo de 2015 fueron superadas, guardando relación con el importante crecimiento indicado anteriormente. A diciembre de 2015, el 46% de la cartera correspondió a cartera productiva y de vivienda social.Citando cifras de febrero, el banquero aseveró que el 47,7% de la cartera total corresponde a los sectores productivos y de vivienda social, denotando un crecimiento en la participación en los primeros meses del año, y por tanto, la continuidad en el proceso de favorecer prioritariamente al sector productivo. Sobre el crecimiento interanual de la  cartera por tipo de crédito, las cifras a febrero 2016 indican que la cartera empresarial creció 32%, seguida de la cartera hipotecaria de vivienda (28%), el microcrédito (21%). Por su parte, el crédito pyme y el de consumo son los que me- nos crecimiento registraron, con tasas de 8% y 2%, respectivamente. Estas cifras dan cuenta del importante impulso a los sectores productivos, y en el caso de la cartera pyme, podrían reflejar el impacto de las exigencias de formalización.

El análisis por destino del crédito, muestra un importante crecimiento en el crédito destinado a empresas del sector productivo. A su vez, el crédito a los sectores de servicios y comercio registró retrocesos de 1% y  14%, respectivamente. Lo anterior refleja cierta concentración en los sectores productivos, lo que a su vez, responde a la fijación de metas de cartera.

En ese sentido, Gutiérrez subraya que “la banca ha manifestado su intención de seguir apoyando al crecimiento de los sectores productivos; sin embargo, será importante evaluar una revisión a la metodología, permitiendo de ese modo atender al resto de sectores, los que son importantes en el desarrollo económico del país”.

Crecieron los depósitos y la cartera, pero hubo también un leve incremento de la mora, disminución del número de prestatarios y menor volumen de utilidades.

Mora

A febrero de 2016, el indicador de mora, fue 1,7%, siendo levemente superior a la tasa de morosidad registrada a la conclusión del año 2015, cuando alcanzó a 1,5%.

Por tanto, agrega el vocero de Asoban, “es importante contemplar los factores de estacionalidad que pueden afectar el comportamiento de la cartera. Debemos considerar que  cada  sector  económico  cuenta  con un dinamismo distinto, lo cual impacta en el desempeño de algunos indicadores del sistema financiero”.

Prestatarios

Un factor que debería llevar a reflexionar es el continuo descenso del número de prestatarios. A febrero pasado, la cantidad de prestatarios alcanzó 1.188.882, siendo ese número inferior en 1.737 al registrado en 2015. Un año atrás (febrero 2015) también se advirtió un descenso en el número de prestatarios, aunque en aquella oportunidad la disminución fue algo mayor.

Varios analistas han explicado que este descenso pue- de ser explicado porque los bancos están prestando a los mismos clientes, renovando créditos existentes y también aumentando los montos, con el objetivo de cumplir con las metas interanuales de cupos de cartera.

La incidencia es sobre todo en los clientes de microfinanzas, donde la disminución es mucho mayor. Varios de esto pequeños prestatarios se han visto obligados a recurrir al mercado informal del crédito para satisfacer su demanda de préstamos por montos menores, lo que termina atentando contra la inclusión financiera que persiguen la Ley de Servicios Financieros y las normas de asignación de cartera.

Este contrasentido ha llevado a que tanto la banca como los analistas económicos sugieran flexibilizar algunas disposiciones referidas a los cupos de cartera precisamente para que no se interrumpa el flujo de créditos para los pequeños prestatarios.

“Además de los esfuerzos realizados por la banca, la transformación de la matriz productiva es una labor conjunta, que requiere de la eficiente interacción entre oferentes de crédito y demandantes calificados del mismo, así como de la implementación de políticas que propicien un adecuado clima de inversiones, que motive la incorporación de nuevos inversionistas y la reinversión de utilidades de los actuales, en un marco de justa distribución de dividendos”, puntualizó el presidente de Asoban.

Carga impositiva

Con relación a la carga impositiva, de acuerdo con la normativa vigente la Alícuota Adicional al Impuesto a las Utilidades de las Empresas (AA-IUE) alcanza 22% cuando el ROE es mayor a 6%. De ese modo, considerando que la alícuota del IUE es 25%, la carga impositiva por concepto de IUE alcanza a 47%.

Adicionalmente, por segundo año consecutivo se fijó el destino del 6% de las utilidades netas de los bancos de la gestión 2015 para la constitución de nuevos Fondos de Garantía para créditos productivos, aporte que si bien no se considera un impuesto como tal, eleva las cargas del sector.

La transformación de la matriz productiva requiere de la eficiente interacción entre oferentes de crédito y demandantes, así como de la implementación de políticas que propicien un adecuado clima de inversiones

Patrimonio y utilidades

El patrimonio de la  banca  a marzo  pasado  alcanzó los 1.854 millones de dólares, con un crecimiento de 11,6% con respecto a similar periodo de   2015.

“El aumento patrimonial de la banca refleja su fortaleza, la que es producto de la continua capitalización de utilidades de los bancos. Gracias a ello, es posible continuar expandiendo el crédito, favoreciendo de ese modo a más familias y empresas. A mayores utilidades, se dan mayores oportunidades de capitalización y mayor capacidad para que se continúe atendiendo la demanda de créditos. Sin utilidades, la banca se vería imposibilitada de acompañar el crecimiento económico con mayor expansión del crédito para la población”, anotó Gutiérrez.

Las utilidades sumaron 52 millones, que en términos porcentuales fueron 15% menos que las del primer trimestre de 2015. El titular de Asoban explicó que “estos resultados son un indicativo de la presión sobre el margen financiero, la que a su vez, es producto, en gran medida, de la fijación de las tasas de interés para créditos productivos, de este modo, prácticamente  el 48%  de la cartera de préstamos de los bancos tienen tasas de interés reguladas”.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Sistema financiero en el primer semestre

Moderado crecimiento de la cartera, disminución de los depósitos, ligero incremento de la mora y …