Martes , 20 febrero 2018
Inicio / Hidrocarburos / Sobreproducción afecta política regional de hidrocarburos

Sobreproducción afecta política regional de hidrocarburos

Las exportaciones de América Latina y el Caribe volvieron a caer por tercer año consecutivo el 2015 por la baja de los precios de materias primas: Venezuela (-49%), Colombia (-35%), Bolivia (-32%), Ecuador (-28%) y Trinidad y Tobago (-27%).

Fernando Patzy, economista del Instituto para la Gobernanza de los Recursos Naturales (Lima, Perú), señaló en el “Panorama regional, tendencias y reacciones a la caída de precios del petróleo” que la baja de los precios internacionales es un fenómeno existente debido a un excesivo almacenamiento de petróleo en el mundo a consecuencia de la sobre- producción.

“Se tiene almacenados 3.300 millones de ba- rriles de petróleo, 30% por encima de lo habitual, nivel suficiente para abastecer a todo el mundo durante 66 días o por 378 días sin la producción de Arabia Saudita”, subrayó.

Para el analista, la sobreoferta se debe a que Arabia Saudita e Iraq incrementaron su producción, además que la industria del petróleo shale en Estados Unidos está mostrando su resistencia a la caída de los precios.

Existen nuevos proyectos que aportan 3 millones b/d adicionales (Ghana, México, Canadá). Se espera que próximamente Irán añada 0,6 M b/d, y Libia 0,45 millones. Cabe mencionar que los productores han aumentado la oferta para compensar la caída de precios y la ineficiencia de la OPEP en la fijación de cuotas y cantidades.

Explicó que la crisis internacional de los recursos naturales está marcada por la debilidad de la demanda del petróleo debido a la desaceleración del crecimiento de China de 7,3% a 6,4%, el estancamiento de los países desarrollados, crecimiento del 2%. Un escenario donde el pronóstico a largo plazo del precio del barril de petróleo llegará a 50 dólares, fijándose a mediano plazo en 40 dólares.

Dependencia extractiva

Para el economista y analista peruano, la producción de petróleo de América Latina es dominada por Brasil, México y Venezuela, responsables de aproximadamente el 75% de la producción total de la región en los últimos años.

Petrobras de Brasil, por los escándalos de corrupción y los bajos precios del petróleo a nivel mundial, pasó de una capitalización de mercado de 350.000 millones de dólares en 2011 a 34.000 millones de dólares en la actualidad. Ecopetrol de Colombia cayó de una capitalización de mercado de 64.000 millones de dólares en 2012 a un poco más de 17.000 millones de dólares en la actualidad.

Menciona además que la empresa Pemex Mexicanos está inmersa en un profundo proceso de transformación para modernizar sus estructuras y sus procesos, y en un cambio de cultura organizacional para ser más eficiente. Sin embargo arrastra pasivos laborales de alrededor de 60 billones de dólares.

A este horizonte se suma la industria shale de Estados Unidos que resiste. La producción de petróleo en los EE.UU. ha disminuido en alrededor de 300.000 barriles por día a 9,3 millones de barriles. El descenso podría ser más pronunciado en 2016.

Ahorro

Entre las debilidades que se sienten en Latinoamérica se encuentra la ausencia de mecanismos de estabilización y ahorro. Existiendo los fondos soberanos como mecanismo de ahorro que sólo existen en Chile, Colombia, Venezuela, México, Trinidad y Tobago. En las previsiones, la mayoría de los países ha terminado simplemente acumulando reservas internacionales, que no son propiamente ahorros.

Sólo México utiliza mecanismos financieros de cobertura para reducir el impacto de la caída de los precios. Herramienta que es utilizada ante la caída de precios, reducción de los ingresos y dificultades para comprimir los gastos, siendo la salida el endeudamiento. Otro elemento que se suma a la crisis internacional en la región es que las empresas estatales se encuentran en crisis por razones comunes del mercado y por temas internos.

En Brasil, Petrobras continúa desangrándose por una gigantesca trama de corrupción. Ese desgraciado protagonismo no sólo ha afectado a la empresa petrolera estatal, sino que se ha transmitido a grandes empresas constructoras, habiendo todo ello dado lugar a una crisis política.

Argentina, hace tres años, depositó todas sus esperanzas en el desarrollo de los reservorios de Vaca Muerta para salir de una crisis energética que viene arrastrando desde hace varios años, pero no se ha logrado obtener producciones importantes. Argentina dependerá de gas importado por muchos años. Por eso, además del gas de origen boliviano, está buscando activamente mayores facilidades para la recepción de GNL.

Realidad boliviana

Patzy opina que en Bolivia no se interpreta correctamente las señales actuales en la industria. Se acaba de aprobar un presupuesto nacional con el petróleo a 45,30 dólares/barril, cuando el precio en el mercado está en 31 dólares/barril. En un momento en que la industria regional está restringiendo sus inversiones en Bolivia se termina en transferir más de 1.000 millones de bolivianos de reservas del Banco Central para continuar la construcción de la planta de fertilizantes en el Chapare.

Una decisión buena de hace dos años pero pésimamente implementada porque se continua con una planta inconclusa en el medio de la selva, esperando la construcción de su propio ferrocarril para movilizar producción. No se cumple la política de exploración y explotación a corto y mediano plazo. Bolivia puede ser el país de generación del combustible de transición si logran fortalecer los cuadros de exploración con personal altamente calificado, que actualmente está disponible para descubrir mayores reservas.

El enfrentar el mundo actual lleno de incertidumbres requiere que el manejo de la industria petrolera nacional se realice con la observancia de criterios técnico-económicos, apartándose de los objetivos exclusivamente políticos,  para  ello se debe diseñar un plan nacional hidrocarburífero que responda los desafíos de la región y las necesidades de la población boliviana.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Paradoja petrolera

El 2008 no fue el año ni de la reactivación del sector Hidro- carburos ni …