Domingo , 17 diciembre 2017
Inicio / Mercados / El desafío de integrarse con el Asia

El desafío de integrarse con el Asia

China  está decidida a  fortalecer su  integración  con   América  Latina   y  para   ello ha  lanzado un  ambicioso programa que compromete significativos  volúmenes de recursos en inversiones, comercio, infraestructura y cooperación. Durante la reunión CELAC-China, realizada a principios de  año, el presidente chino Xi Jinping  lanzó varios  compromisos de  cara a  la  próxima década: elevar el   comercio entre el  gigante asiático y la  región latinoamericana a  500.000 millones de  dólares,  subir  las importaciones de  China  a 10 billones de dólares y aumentar las inversiones chinas en  la región a 250.000 millones de  dólares. Un volumen de  recursos nunca antes visto. Adicionalmente, China destinará créditos por  20.000 para infraestructura, constituirá un fondo especial de 50.000 millones de dólares destinado a la agricultura y habilitará líneas de crédito preferenciales por 10.000 millones de  dólares, además de  un  millonario fondo de cooperación con América Latina. Ofreció además becas para el intercambio  político. Ha  lanzado una invitación a mil  líderes latinoamericanos  jóvenes. Para fortalecer el intercambio cultural, los chinos prevén el viaje  de  500  millones de   turistas hacia América latina en la próxima década. Más  allá  de  cualquier posición ideológica  respecto a  la  Alianza con  el  Pacífico, Bolivia  tiene el  desafío de  responder a  la propuesta China.  “Si sabemos negociar podremos llevarnos un pedacito de esa torta. Pero  hay  que actuar con  premura porque China  no  nos  va  a  esperar”, sentenció el analista Julio  Alvarado, a  tiempo de  presentar en la Universidad Franz  Tamayo dos trabajos sobre los procesos de  integración que se  están desarrollando en  la  cuenca del Pacífico. Alvarado  sugiere  la   constitución de equipos de  trabajo multidisciplinarios constituidos por  autoridades, diplomáticos,  expertos  en   comercio exterior,  empresarios y personalidades del  mundo académico. Entre todos  podrían  diseñar una estrategia para que el  acercamiento al  gigante asiático genere beneficios a  la economía boliviana. El Asia  se  ha  convertido en  la  nueva ventana del   mundo. “Estamos ante  un cambio profundo en  la naturaleza de  las relaciones económicas de  la  humanidad y hay  que estar presentes” dijo  el embajador Gonzalo Montenegro en  el acto de presentación  de   las   dos   publicaciones. La  economía  asiática está  presente  en nuestra vida  diaria a  través de  vehículos de  esa  procedencia, aparatos electrodomésticos y ahora celulares y dispositivos móviles. Según el  diplomático, la  irrupción de las economías del  Asia representa un  cambio  en  el eje  económico (europeo-norteamericano) que durante 400 años ha guiado el  comportamiento de  la  humanidad.  Sus principales exponentes son  Japón, Corea y China. Japón está presente en  Bolivia  con  la mayor inversión en  minería: San  Cristóbal con  una producción de  300.000 toneladas de  zinc  anuales (equivalentes a  mil  toneladas  diarias) con   un   envidiable manejo medioambiental. Corea tiene a su cargo en Bolivia  un  millonario proyecto como es la planta de  urea y amoniaco instalada en  el trópico cochabambino. China  no  tiene inversiones en  Bolivia pero tiene una fuerte presencia comercial. Para  estar presente en  el Asia hay  que estar abiertos al libre  mercado, a la inversión  privada y a la integración tecnológica (conectividad), sentenció Montenegro.   ]]>

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Achiote, color esperanza

Las exportaciones bolivianas del colorante natural “achiote” son pequeñas, empero la demanda mundial y el …