Domingo , 17 diciembre 2017
Inicio / Opinión / De los derechos a las garantías sociales

De los derechos a las garantías sociales

La aprobación de la Nueva Constitución Política del Estado, con sus defectos y virtudes, se constituye en nuevo hito en la historia boliviana, porque sobre todo busca una significativa ampliación de derechos. Sin embargo, una cosa es tener derechos y otra su realización práctica en forma cotidiana. Para ello, se debe contar con mecanismos que en forma complementaria permitan bajar de lo abstracto a lo operativo. Para este propósito, un enfoque sugerido por el Banco Mundial en relación a la provisión de servicios públicos (salud y educación por ejemplo) es el denominado Enfoque de Garantías Sociales (ver Rights-Based Approach to Social Policy). La idea es que para operativizar un derecho se debe contar con un conjunto de mecanismos jurídicos, institucionales, programáticos y financieros que se deben cumplir para la realización de un derecho. Por consiguiente, un derecho también podría tener diferentes significados operativos y en la práctica, probablemente, estar más relacionados con mínimos sociales. Asimismo, la política pública que se diseñe para operativizar un derecho debería tener las siguientes cinco garantías en la provisión de servicios públicos: acceso, calidad, protección financiera, participación y revisión continua, y reparación. Básicamente se debe contar con una definición clara y precisa del servicio que se otorga, con estándares ampliamente comunicados, financiamiento con seguridad de largo plazo y mecanismos de corrección en caso de no estar disponible.

Hasta aquí parecería que no hay ninguna novedad. Pero pensemos por ejemplo en el Servicio Universal Materno Infantil (SUMI) que es una experiencia que se la viene implementando desde el 2003 en el sector de salud de Bolivia en el marco de derechos mínimos a la salud y reducción de pobreza. El SUMI cuenta con una lista de más de 500 prestaciones identificadas con exactitud y que deben ser otorgadas en forma gratuita e universal y es obligatorio para todo el Sistema Nacional de Salud. Asimismo, el SUMI cuenta con mecanismos legales, mecanismos institucionales en el marco de la descentralización, mecanismos instrumentales y de gestión, mecanismos financieros, así como mecanismos de monitoreo, seguimiento y autorregulación. También se conocen sus importantes logros en términos de resultados dada la multidimensionalidad del desafío, aunque algún informe ha cuestionado su falta de pertinencia cultural sobre todo para madres en áreas rurales y otro que los problemas de desnutrición pueden ser la fuente más importante de afecciones a madres y niños. A estos cuestionamientos se podría añadir que, aunque parecería que el SUMI cumple con el enfoque de garantías sociales, no lo hace exactamente porque una de sus falencias está en la debilidad de reparación. Esta se refiere a que los beneficiarios tengan a su disposición mecanismos efectivos para exigir su pleno cumplimiento, es decir, que por el lado de la demanda se otorgue al beneficiario un poder que le permita exigir sus derechos y asignaciones mínimas garantizadas. Esto último, es la esencia del enfoque de garantías y lo que en mi opinión podría estar dañando principalmente el acceso y la calidad del servicio.

Dada la importancia de la reparación, en particular en el caso boliviano, cabe preguntar: ¿Qué es lo que el enfoque de garantías sugiere al respecto, aparte de otras acciones por el lado de la oferta para mejorar la gestión pública? La reparación podría tomar por lo menos tres formas complementarias: formas administrativas como los procesos de reclamaciones de usuarios que son internos a los prestadores del servicio; formas cuasi judiciales como la Comisión de Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo que son entidades que supervisan el cumplimiento de disposiciones legales; formas judiciales referidas al sistema jurídico propiamente, tal vez como último recurso.

(*) Doctor en Economía, Utah State University, Estados Unidos. Director de la Maestría de Gestión y Políticas Públicas de MpD-UCB.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

¿Modernización Tardía?

* Carlos D. Mesa Gisbert   La historia del desarrollo boliviano de la segunda mitad …