Viernes , 20 octubre 2017
Inicio / Editorial / Recuperar el tiempo perdido

Recuperar el tiempo perdido

La semana anterior concluyó la primera ronda de negociación de la UE con representantes de Ecuador, Perú y Colombia en la perspectiva de cerrar un acuerdo comercial en junio de este año. El resultado de este primer encuentro fue auspicioso y mostró el interés y decisión de los países participantes de “recuperar el tiempo perdido”.

La posición de Bolivia junto a las discrepancias respecto a Colombia y Perú precipitaron la dedición de desestimar una negociación “bloque a bloque” que resultó en un aislamiento de nuestro país de un proceso que por sus resultados iniciales parece estar encaminado a ser exitoso y responder a las expectativas planteadas por los tres países participantes de la CAN.

Por otro lado, hay conciencia en los negociadores que en que en tiempos de crisis, como la financiera actual, es cuando más se necesitan mecanismos de integración económica.

El gobierno boliviano rechaza negociar un acuerdo de libre comercio con Europa y discrepa con las posturas de Colombia y Perú en áreas como propiedad intelectual, seguridad laboral y compras estatales. Bolivia en su afán por anteponer la ideología a la oportunidad de acceder a un bloque de 27 países que representan un mercado de más de 500 millones de consumidores con alto poder adquisitivo, queda relegado al pataleo. Mientras terminaba en Bogotá la primera ronda, el presidente Evo Morales, insistió en pedirle a los presidentes de la UE que “apuesten por la integración andina”.

Según datos del INE, Bolivia vendió a la UE 378 millones de dólares en la gestión 2007. Entre enero y agosto del 2008, las exportaciones bolivianas al bloque europeo llegaron a 297 millones, casi 38% más que las ventas del pasado año en el mismo período.

La Unión Europea importó en el año 2007 cerca de 2 billones de dólares, mostrando el gran mercado y el enorme poder adquisitivo que tiene. Sin embargo, lo más relevante resulta que las ventas que hicieron los países en desarrollo a través del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG) alcanzaron a 80.000 millones de dólares en la gestión 2007. El SPG de la UE permite que 176 países en desarrollo, entre ellos Bolivia, puedan poder vender sus productos sin pagar aranceles.

Primero fue el ATPDEA, le sigue el TCL con la UE. Es la constatación de que hemos decidido que Bolivia quede aislada en su oportunidad de exportar a un mercado que continúa siendo el mayor y más importante del mundo. El presidente Morales tiene programado un viaje al continente europeo en febrero. Queda la esperanza de intentar “recuperar el tiempo perdido”.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Incertidumbre en los negocios

Nuevamente se crea expectativa con la explotación del litio, pero en los hechos los trabajos …