Viernes , 20 octubre 2017
Inicio / Editorial / Movimientos sociales

Movimientos sociales

El voto no lo es todo. Los últimos acontecimientos son una clara muestra de que aún con cerca al 70% de apoyo popular, cuando no hay voluntad política de dialogar y concertar, se hace difícil la tarea de gobernar.

Los movimientos sociales están ganando a las urnas una vez más, pero esta vez, no provienen de El Alto o del Chapare surgen al calor de las demandas por las autonomías y se hacen sentir una y otra vez en Sucre, Santa Cruz, Trinidad, Tarija y Cobija. Los movimientos sociales se están multiplicando y están repitiendo una fórmula exitosa que fue amplia y sistemáticamente utilizada por el MAS antes y después de ser gobierno y que fue ensalzada reiterativamente por los actuales gobernantes como una expresión genuina y poderosa de las clases populares del país.

Los movimientos sociales, fueron en su momento tan determinantes que lograron, según los analistas, prácticamente sacar a dos presidentes y poner en apuros y contra la pared a quienes gobernaron los últimos 10 años el país.

Los movimientos sociales tienen vida propia, surgen espontáneamente y se fortalecen cuando existe una estructura de movilización, una identidad colectiva y un método de lucha. En Bolivia ha surgido una nueva identidad colectiva al calor de las autonomías, es un conjunto de ciudadanos que se siente indignado contra la arbitrariedad y la indiferencia, que se ha convencido que no hay otra manera de hacerse escuchar que en las calles, bloqueando y protestando. Es una voz que no es fácil acallar, porque se ha alimenta y crece en cuanto se insiste en desconocerla y no se la quiere ver, ni escuchar.

Los movimientos sociales se están convirtiendo en ese monstruo sin cabeza que día a día se lo ve crecer. En cualquier momento sale del control: está en todos lados y en ninguna parte, lo conforman todos y nadie. Es un monstruo que asusta y puede poner en peligro la estabilidad del país; no sería la primera vez. Aún es tiempo de ceder el paso al diálogo y concertación. Vale la pena insistir.

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Incertidumbre en los negocios

Nuevamente se crea expectativa con la explotación del litio, pero en los hechos los trabajos …