Martes , 25 abril 2017
Inicio / Negocios / Una apuesta por la energía

Una apuesta por la energía

Diez millones de dólares de inversión privada nacional, en el norte de Santa Cruz, como aporte en generación de energía a un necesitado mercado

Cuando soplan tiempos difíciles, la empresa privada nacional pareciera que siempre termina apostando por el país. Hoy, que los capitales bolivianos en el sector productivo están prácticamente desaparecidos Guabirá Energía ya es una realidad, un proyecto que demandó seis millones de dólares de inversión para generar energía limpia y renovable. La planta anclada en Montero, al norte de Santa Cruz terminó la fase de pruebas y se encamina hacia la producción plena de energía eléctrica en beneficio de un necesitado Sistema Integrado Nacional (SIN).

Buenas noticias. Iniciativas como estas son contadas en tiempos actuales y por demás notables, porque además de incorporar capitales privados bolivianos, la ingeniería y gran parte de los componentes de la maquinaria son bolivianos. Un ejemplo, entre varios, son los tableros de control que no es otra cosa que la aplicación de tecnología. El proyecto en su integridad demandará una inversión aproximada de 10 millones de dólares.

Y es que el proyecto Guabirá Energía surgió de la necesidad del Ingenio Azucarero Guabirá (IAG) de encontrar una forma eficiente de eliminar el bagazo resultante del proceso de industrialización de la caña de azúcar. El bagazo es la fibra que sale del trapiche (rodillos exprimidores) luego de haberse extraído el jugo de la caña de azúcar. A pesar de que el bagazo ya se utiliza en grandes cantidades como combustible para la producción del vapor necesario para el ingenio, la producción del mismo supera con creces al consumo, dejando que el bagazo se acumule constantemente en los predios del ingenio lo que originaba un problema de almacenamiento y disposición final.

Hoy con la construcción de la central eléctrica a vapor que contará, en la primera etapa, con un turbo que generará 16 megavatios (MW) para luego inyectarlos al SIN. En la siguiente fase se instalará un segundo turbogenerador con capacidad de generar 25MW. En total, la potencia instalada representará 41MW. Para la conexión de la nueva central eléctrica al Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) se construirá una línea de transmisión de alta tensión que atravesará la ciudad de Montero desde los predios de IAG hasta la subestación Montero perteneciente a la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE).

Cristóbal Roda, impulsor del proyecto, sostiene que con Guabirá Energía, el IAG comenzará a tener ingresos adicionales a la producción del azúcar y el alcohol, por la generación de energía limpia y renovable. La nueva generadora es una prueba de la diversidad industrial y productiva en la que se encuentra sumida el IAG que aproximadamente tiene un patrimonio de 45 millones de dólares. En la última zafra (2007) superó las 12 mil toneladas de molienda.

Por otro lado, dado que el bagazo es una materia prima, no sólo se buscó una forma de deshacerse de él, sino un proceso que a la vez contribuya a la economía de la empresa. Por ello se analizaron diferentes opciones de industrialización de este residuo y se llegó a la conclusión de que la forma más eficiente para IAG de deshacerse y aprovechar el bagazo es la cogeneración de energía eléctrica para la venta al MEM.

Se eligió la cogeneración de electricidad debido a que esta es una actividad conocida para IAG (el ingenio ya cuenta con un sistema de cogeneración local que produce el 90% de la electricidad que requiere la fábrica), la empresa cuenta con gran parte de la infraestructura necesaria para el sistema de cogeneración (sistema de vapor) y cuenta también con gran parte del conocimiento requerido para la implementación y operación del proyecto, lo cual brinda a este emprendimiento una base excepcionalmente firme para su desarrollo.

Asimismo, el MEM es un mercado con una demanda asegurada y de crecimiento vegetativo importante, cuenta hasta ahora con reglas de juego claras y estables, y los precios del producto son atractivos para el proyecto.

El proyecto Guabirá Energía no solamente es una solución al problema de IAG, sino también un aporte a la solución del creciente problema de abastecimiento de electricidad por el que atraviesa el MEM, el cual se refleja en los racionamientos pasados y los que se prevén para el los siguientes épocas de invierno.

El MEM requiere actualmente una potencia de generación de alrededor de 900MW, requerimiento que crece a un ritmo promedio de 5% anual, equivalente actualmente a 45MW; el proyecto cubrirá el 40% del requerimiento adicional del 2007. Por otro lado, dado que el proyecto operará durante los meses de la época seca (mayo a octubre) a plena capacidad, la energía generada ayudará a cubrir los déficits de suministro originados por la falta de agua en las centrales hidroeléctricas en esta época del año.

Descargar versión PDF

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Empresas comprometidas a impulsar el emprendimiento

Hace más de un año, Nueva Empresa lanzó el Programa E-100 con el objetivo de …