Lunes , 26 junio 2017
Inicio / Internacional / Por el crecimiento y contra la desigualdad

Por el crecimiento y contra la desigualdad

El 25% del financiamiento de la IFC se destinó al microcrédito, PyMEs y vivienda. El OMGI se concentró en las necesidades más urgentes de la infraestructura.

El Grupo del Banco Mundial movilizó cerca de 8.000 millones de dólares en financiamiento para proyectos y programas públicos y privados en América Latina y el Caribe (ALC), enfocados principalmente a abordar la persistente desigualdad de la región y a propiciar el crecimiento sostenible durante el ejercicio económico 2007, finalizado el 30 de junio pasado.

En el período de análisis, ALC se convirtió en el principal beneficiario de los servicios de financiamiento provistos a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). La institución comprometió 4.350 millones de dólares, más del 40% del total de financiamiento institucional, mientras que la Asociación Internacional de Fomento (AIF) aprobó compromisos por 132 millones en créditos y 68 millones en donaciones, por un total de 4.500 millones de dólares.

"e;Estamos respondiendo a los desafíos que presenta la región con servicios de financiamiento especiales, mecanismos innovadores, análisis, asistencia técnica y conocimientos globales"e;, dijo Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe. "e;Los países de la región son muy diferentes en cuanto a sus niveles de desarrollo económico y social, así como en su acceso a inversiones financieras privadas, por ello, estamos adaptando nuestras modalidades de apoyo a estas circunstancias"e;.

Después de África, América Latina y el Caribe es la región con mayor desigualdad en el mundo. En este sentido, el BIRF apunta a reducir la pobreza en los países de ingreso medio más pobres y con capacidad de pago a través de la promoción del desarrollo sostenible por medio de préstamos, garantías, productos de gestión de riesgo y servicios analíticos y de asesoría. La AIF ayuda a los países más pobres del mundo proporcionándoles préstamos y donaciones sin intereses destinados a programas que impulsen el desarrollo económico, reduzcan las desigualdades y mejoren las condiciones de vida de la gente.

Los países receptores de ALC canalizaron estos fondos a 56 proyectos diseñados para superar la pobreza y estimular el crecimiento, por ejemplo, mejorando los servicios de educación y salud, propiciando el desarrollo del sector privado, construyendo obras de infraestructura y fortaleciendo la equidad social, la gobernabilidad y las instituciones. Los principales prestatarios fueron Argentina, Colombia, Brasil y Perú quienes en conjunto recibieron fondos del Banco Mundial por $us 3.600 millones destinados a 26 proyectos en sectores como salud pública, infraestructura, educación y desarrollo rural.

El nuevo financiamiento en el año fiscal 2007 incluyó un préstamo por 300 millones de dólares para Argentina, cuyo fin es ampliar el programa de salud del gobierno, “Plan Nacer”, que ayuda a reducir la mortalidad infantil aumentando el acceso a servicios básicos de salud entre madres y niños que no cuentan con seguros. También incluye un préstamo de 300 millones para Colombia destinado a promover la productividad y la inversión empresarial, y otro para políticas de desarrollo por 150 millones que ayudará a Perú a definir normas y fijar metas en materia de educación primaria, salud y nutrición de modo que las familias puedan medir mejor los avances de sus hijos.

El principal desafío que enfrenta la región en materia de desarrollo continúa siendo la persistente desigualdad social. Alrededor de 47 millones de personas (más del 8% de la población) viven en condiciones de extrema pobreza. La misión del BIRF es ayudar a los países de ALC a lograr crecimiento sostenido con igualdad de oportunidades en el acceso a empleos, servicios y activos, reducir la pobreza y la desigualdad, y fortalecer la gestión de los recursos naturales.

Para romper el círculo de pobreza, los gobiernos de América Latina han adoptado programas de transferencias condicionadas en efectivo, entre otras medidas. En el marco de estos programas, las familias pobres reciben dinero en efectivo con la condición de que hagan inversiones comprobables en capital humano, por ejemplo, enviar regularmente a sus hijos a la escuela o llevarlos a los controles de salud. Estos programas cuentan con el apoyo del BM en países como Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador y Jamaica.

ALC es una región rica en recursos naturales y aloja la mayor concentración mundial de diversidad biológica. El uso sostenible de estos recursos implica muchos desafíos, por ejemplo, en los ámbitos del agua, la tierra, la gestión forestal y el fortalecimiento de las políticas e instituciones ambientales. En este sentido, los países de la región desempeñan una función cada vez más visible en la conducción de los esfuerzos destinados a abordar temas mundiales, como el cambio climático, y el BM apoya tanto iniciativas nacionales específicas como regionales en los ámbitos de energía limpia y financiamiento del carbono.

Descargar versión PDF

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

Bolivia, líder en conectividad para telefonía móvil en la región

Según el Foro Económico Mundial (FEM) Bolivia es uno de los países con la mejor …