Viernes , 20 octubre 2017
Inicio / Otras secciones / Matacambios

Matacambios

La carencia de moneda fraccionada en el mercado ha inventado nuevas formas de cambio en el mercado. La falencia apunta al Banco Central que asegura que hay suficiente, pero el pago telefónico por tiempo se lleva los “sueltos”.

Paradójico, pero real, los caramelos, las vitaminas y las curitas se han convertido en moneda de cambio, que aunque no retribuyen el costo real, resultan significativos a la hora de recibir el vuelto, en tiendas, supermercados y cabinas telefónicas porque la caja registradora muestra una clara ausencia de las moneditas de 20 y 10 centavos.

La actitud tímida del dependiente que en otro tiempo preguntaba al cliente si podía darle caramelos por cambio, con la rutina y la permanente falencia de las monedas de corte menor, se ha convertido en una práctica cotidiana, al punto de incorporar la bolsa de caramelos junto a la caja registradora.

“Centavo a centavo se construye riqueza” reza el dicho, pero la falta de las monedas de corte menor está trasladando el beneficio, aunque mínimo, para comerciante, por efecto del ‘redondeo’. Un hecho que es percibido por las entidades financieras y que estaría aumentando los precios de facto y empujando a la inflación.

Según los ejecutivos de las entidades la falta de las monedas es un hecho común en todo el país, pero se refleja con más énfasis en el oriente y es que la carencia no sólo se nota en las calles, sino que es percibida desde las entidades financieras, que teóricamente, son las llamadas a proveer de esos recursos a la ciudadanía. Es la función, pero no puede ser efectiva porque no existe la provisión necesaria desde la sede de Gobierno.

El reclamo en este sentido lo hizo efectivo Asofin que acudió al Banco Central de Bolivia en busca de respuestas, empero, los resultados fueron poco menos que nulos, incluidos para este semanario, toda vez que deslindaron responsabilidad, aunque conocían de la falencia. Otro argumento fue que cada banco o entidad financiera debía transportarla a la región requerida, también, que el Banco Unión el corresponsal del BCB en Santa Cruz, pero no quiere incurrir en los elevados costos de transportar la moneda.

La respuesta que nació de un funcionario del BCB, enervó los ánimos de la representación de entes financieros, que resolvió apelar a la gerencia general del Banco Central en espera de una reunión que ponga solución al problema que aqueja a las entidades financieras del oriente.

Consultada por Nueva Economía, la principal entidad financiera del país explicó que la carencia se debe al movimiento en “el cobro de servicios de telefonía o el cobro de peaje caminero. Por otro lado, existe una mayor demanda en general de todos los cortes por el mayor dinamismo de la actividad económica y la mayor confianza en la moneda nacional”, explicaron.

Según la entidad, el BCB cuenta con un stock suficiente en estas monedas para abastecer la demanda actual, al menos, por un par de años como mínimo.

Y entendiendo que se registró una mayor demanda últimamente, la expectativa es que la provisión de monedas cubra la demanda que debería ser normalizada en los siguientes meses, toda vez que problema no es de fácil solución, por los temas logísticos y operativos que implica el movimiento de fuertes cantidades de monedas.

Descargar versión PDF

acerca nuevaeconomia

Podría interesarle

INDICADORES FINANCIEROS

El Insituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina (INDEC) informó que en el mes …