Bolivia exporta minerales y textiles: Corea del Sur, un mercado con oportunidades

mayo 3, 2011 | Categoría: Mercados | Ver el índice completo de la Edición Nro 860

Durante el año 2010, el país asiático exportó $us 466.300 millones e importó $us 417.900 millones.

Corea del Sur se presenta como una oportunidad económica importante para algunos productos bolivianos. Su población de más de 48 millones de habitantes y su PIB per cápita de… hacen de esta nación un interesante mercado.

Un estudio del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) señala que desde el 2008 hasta febrero del 2011, Corea del Sur fue el segundo mayor importador de mercancías de origen boliviano, detrás de Brasil, con un total $us 1.797 millones. Bolivia exportó al país asiático camisas y blusas de algodón de punto, para mujeres o niñas; maderas distintas; tablillas y frisos para parquet sin ensamblar. Los requerimientos de Corea son muchos y en grandes volúmenes, algunos países de la región son los que proveen la mayor parte de productos.

Geográfico

Corea del Sur, con un territorio de tan sólo 99.720 Km², es uno de los principales exportadores mundiales de equipos de telecomunicaciones, automóviles, barcos y productos petroquímicos. Durante el año 2010, el país asiático exportó $us 466.300 millones e importó $us 417.900 millones. Sus principales proveedores a nivel mundial fueron: China, Japón, Arabia Saudita y Australia.

Para el año 2010, el 99% de las exportaciones bolivianas hacia Corea del Sur correspondió a minerales de zinc, plata y plomo, cuyos precios internacionales han alcanzado máximos históricos en sus cotizaciones durante los últimos años. Algunos productos con posibilidades de exportación hacia Corea del Sur son los correspondientes a las industrias maderera y textil.

Cultura de negocios

Al momento de realizar negociaciones los valores familiares están por encima de los individuales, por ello al entablar reuniones con empresarios surcoreanos es esencial el respeto a los niveles de jerarquía y a estrictas normas de protocolo. La economía surcoreana ha basado su crecimiento económico durante los últimos años en su apertura comercial, superando rápidamente la crisis económica del año 2009, cuando su porcentaje de crecimiento del PIB apenas fue un 0,2%.

Los desafíos de la economía surcoreana al largo plazo son por un lado el envejecimiento de su población y, por otro, la dependencia de las exportaciones de manufacturas para sostener su crecimiento económico.

De acuerdo con el IBCE, las exportaciones a Corea el 2008 alcanzaron a $us 813 millones, el 2009 a $us 495 millones, el 2010 a $us 367 millones y con datos preliminares a febrero del 2011 a $us 123 millones. El crecimiento económico y el estándar de vida del país asiático apuntan al aumento de las importaciones. Los requerimientos serán muchos y los volúmenes también.

No sólo Corea del Sur es un mercado potencial, sino todos los países de la región crecen y demandan materias primas y productos alimenticios ecológicos. Bolivia al igual que otras naciones tiene que prepararse para cubrir los volúmenes que demandarán en el mediano y largo plazo.

Los altos precios de materias primas en el mercado internacional, así como de productos agrícolas obedece a la demanda de naciones emergentes. Japón está entre las naciones que demanda alimentos naturales. Bolivia tiene potencial para vender productos agrícolas ecológicos. La quinua, el amaranto, entre otras, tiene gran aceptación en el mercado internacional.

La mano de obra boliviana es competitiva a nivel internacional. La industria textil ofrece al mercado productos de primera calidad, que no tienen nada que envidiar a las naciones vecinas. Sin embargo, Bolivia desde hace muchos años no cuenta con muchas fábricas de telas, lo que disminuye su competitividad en precios. Los acuerdos comerciales abren oportunidades de negocios. Bolivia tiene convenios bilaterales con mercados externos, pero necesita profundizar los lazos para impulsar la actividad productiva del país, cuya iniciativa generará fuentes de empleo.

Ver el índice completo de la Edición Nro 860