La sal tiene 14 mil usos: Desiertos Blancos ofrece sal orgánica

abril 11, 2011 | Categoría: Línea Emergente | Ver el índice completo de la Edición Nro 857

Para Villafán la persistencia de continuar un proyecto, a pesar de los momentos difíciles, creer en los sueños, las metas y el trabajo en equipo son las claves para llevar a buen término un proyecto.

“Decir sí se puede aunque hay momentos de flaqueza y el trabajo en equipo, dando a conocer las potencialidades y los conocimientos de sus integrantes para fortalecer las ideas y las acciones”.

Volver a mi tierra a instalar la planta industrializadora de sal y generar empleos es mi gran satisfacción y orgullo”, sostiene Néstor Villafán, gerente propietario de Productos Naturales Desiertos Blancos que produce una variedad de productos de sal de Uyuni y su planta industrial está instalada en Vinto del departamento de Oruro.

La empresa Productos Naturales Desiertos Blancos se creó en 2004 por Néstor Villafán, Gladys Ayaviri y Benjamín Sánchez (+) que trabajaban en el Salar de Uyuni inicialmente con quinua. Néstor Villafán y sus socios eran constantemente cuestionados por sus amigos europeos sobre el porqué del uso de la sal extranjera y no un producto boliviano, cuando el país tiene la inmensa riqueza del Salar de Uyuni que brinda sal limpia y natural. “Teníamos charlas en el hotel y en el restaurante con amigos de Dinamarca y Alemania sobre porque no había sal boliviana de calidad y en la mesa se utilizaba sal chilena o argentina”, recuerda Villafán.

Como respuesta a esas inquietudes, Villafán y sus socios crean la empresa la empresa Productos Naturales Desiertos Blancos el 19 de noviembre de 2004 que tuvo un proceso de consolidación 2007 hasta edificar la planta industrializadora de sal y alimentos. De manera inicial, los emprendedores pensaban implementar la planta en Uyuni, pero perdieron un año y medio intentando comprar un terreno sin resultados. La otra idea era implementar la planta en Vinto, Oruro, la cual sí funcionó.

Villafán oriundo de Oruro fue quien más insistió en instalar la planta en Vinto y fue él quien realizó los trámites correspondientes. “Tras salir bachiller en Oruro, me fui a La Paz donde resido ya 24 años. M i idea era hacer la planta en Oruro y cuando se dieron las cosas para implementar la planta me fui a buscar el terreno adecuado que lo encontré en Vinto a ocho kilómetros de la ciudad del Pagador”. “El hecho de hacer el emprendimiento en Oruro, de volver a mi tierra me llenó de satisfacción y cuando comencé los trámites en la Alcaldía y otras instituciones en Oruro recibió apretones de mano y me decían “que bien no te olvidaste de Oruro, cuenta con nosotros y me apoyaron y esa es la satisfacción grande y espero contribuir mucho más”.

En 2008 se construye la empresa y en junio 2009 se introducen los primeros productos a los supermercados de La Paz. La empresa –dice Villafán- se diferencia de otros procesadores por el uso de maquinaria de acero inoxidable. “Tenemos un proceso que se termina de automatizar, el cual empieza con la selección de la sal y su limpieza de impurezas por estar a la intemperie, el secado, la clasificación, el yodado y finalmente el embolsado”, explica.

Los empresarios realizaron visitas a las fábricas de sal de los países vecinos como Lobos de Chile así como de Brasil y Colombia para ver y recuperar los aciertos de sus procesos de industrialización. En la actualidad, la empresa genera 15 fuentes de trabajo directas. Son ocho trabajadores en la planta de Oruro, cuatro personas que se dedican a la comercialización y ventas en La Paz y tres personas en la administración.

Los productos

Productos Naturales Desiertos Blancos procesa la sal con todos los cuidados y limpieza exigidos por las normas de producción y procesamiento. Ofrece sal en todas sus variedades de consumo: humano, industrial, farmacéutico, animal y para potabilizar el agua. “La sal tiene 14 mil usos”, explica Villafán tras sostener que la empresa oferta en el mercado sal con especias como sal con hierbas, con ajo, con cebolla, con locoto, con apio, con ají, entre otros.

Los productos –enfatiza- son orgánicos porque la sal de Uyuni es 99,56 por ciento natural y las especias provienen de cultivos ecológicos. Productos Naturales Desiertos Blancos tiene también sal seleccionada de mesa: fina, corrediza (anticompactante); parrillera. Los envases son desde sachets de 1 gramo hasta cajas de 500 gramos y frascos de 750 gramos, además de bolsas de un kilo.

Planes y proyectos

Para esta gestión los socios de Desiertos Blancos buscan consolidarla como empresa nacional que procesa alimentos sanos y naturales. “Queremos estar en todo el eje central sin descuidar las otras ciudades que también son importantes”, comenta el empresario quien agrega que pronto se firmará un contrato de representación en Tarija. De la misma forma, la empresa busca llegar a los mercados externos, tanto a Europa como a los países vecinos. “En noviembre de 2010, llegó al país el famoso chef Klaus Meyer, propietario del restaurante Noma, quien se llevó a su país muestras de nuestros productos y ahora estamos en negociaciones para ser proveedores del mejor restaurante del mundo”, afirma Villafán.

En el propósito de llegar a los mercados externos, la empresa apunta también a mejorar el empaque y la etiqueta. “Para esto acudimos a Perú y Centroamérica para contar con el tipo de empaque que necesitamos”, agrega. Villafán como orureño, se siente satisfecho de volver a su tierra con además, fortalecer su inversión. “Me fui de Oruro cuando salí bachiller y me siento orgullo de haber comprado el terreno. La planta está diseñada para 25 trabajadores y esperamos a llegar a 50 trabajadores”, recuerda el empresario.

Recomendaciones

  • Crear en sus sueños, en lo personal y en lo empresarial.
  • Si hay trabas, respirar y seguir.
  • Informarse sobre emprendimientos que surgen en el mundo.
  • Tener confianza en los bolivianos como emprendedores capaces de desarrollar proyectos como en otros países y efectivizarlos.
  • Trabajar en equipo uniendo fortaleza.

Ver el índice completo de la Edición Nro 857