EN 2013: Inminente aprobación de una nueva Ley de Bancos el próximo año

diciembre 19, 2012 | Categoría: Finanzas | Ver el índice completo de la Edición Nro 939

Pasó el 2012, y dejó muchos temas pendientes, como la nueva Ley de Bancos que sigue en análisis y debate entre los principales actores y el gobierno. El 2013 podría llegar a su fin el proceso de diálogo y aprobarse la nueva norma. Los bancos están a la expectativa ya que se habla de nuevas reglas para las tasas de intereses activas y pasivas, y un control al crédito.

También se abre una puerta para mejorar el acceso al crédito para el sector agrícola cuyo fin busca soberanía y seguridad alimentaria. Se creo un consejo consultivo, con participación privada y estatal, para encarar el desarrollo económico y social del país; y aquí entra la norma. En su momento, la Autoridad del Sistema Financiero, el Banco Central de Bolivia y otras instancias del Estado anunciaron esta nueva norma de bancos para estimular la producción.

Y en la presente gestión se dio el paso par alcanzar esa meta, con reuniones entre ASFI, productores y banqueros, en la ciudad de Santa Cruz. Los avances son significativos pero todavía hay trabajo por hacer.

Una de las metas de la norma estaría dirigida a encontrar herramientas necesarias y óptimas para canalizar las ganancias de la banca hacia el sector productivo. A pesar de no contar aún con la ley, el sistema financiero muestra crecimiento en los créditos para la agricultura.

En su momento, Víctor Hugo Vásquez, viceministro de Desarrollo Agrícola, señaló que una de las formas de combatir la actual crisis en algunos alimentos, es incrementar la producción en el país, subir la frontera agrícola en todas las regiones, pero para encarar un proyecto de esta nadeturaleza se necesitan capitales.

Independencia

Por otra parte, también hay la posibilidad de quitar la independencia del Banco Central de Bolivia (BCB), que en parte ya está supeditada al gobierno central. Pero se profundizaría más con la nueva ley de bancos, según los críticos a la norma.

Y en la mira de las autoridades nacionales está la regulación de las tasas de interés y una fiscalización fuerte al crédito.

Para analistas económicos, la regulación, a través de la nueva Ley de Bancos y Entidades Financieras, a las tasas de interés para los sectores productivos, de vivienda social y depositantes será una tarea muy difícil, y, en caso de hacerlo, distorsionará el mercado financiero nacional. En su momento Luis Arce Catacora, ministro de Economía y Finanzas Públicas, informó que el proyecto de Ley de Bancos y Entidades Financieras fijaría márgenes mínimos y máximos a las tasas de interés que ofrece el sistema financiero a los ahorristas y prestatarios.

También la propuesta de ley propone que se beneficie a quienes pagan puntualmente; dar las mejores condiciones financieras con respecto a cualquier cliente, pero esta iniciativa sería revisada ya que no puede haber preferencias con la Ley contra el Racismo y Discriminación.

Con la nueva Ley de Bancos “se termina la libre contratación de tasas de interés, el Estado entra a regular las tasas de interés para los sectores productivos, de vivienda social y por supuesto del depositante, que es una tasa muy baja, porque los bancos no quieren pagar más.

En declaraciones anteriores, José Luis Evia, economista, señaló que es muy complicado fijar tasas de interés en el sistema bancario, porque reflejan precisamente la escasez de crédito en el mercado. La decisión de las autoridades de que el Estado se ponga a regular las tasas de intereses, es una tarea difícil, y más bien debería dejar que el mercado opere,” es difícil tener información confiable y completa sobre el comportamiento y las demandas de cada sector económico”, sostuvo.

Consideran que fijar techos mínimos y máximos a las tasas de interés no es buena idea, y abogan para que la tarea lo haga el mercado de crédito; el Estado más bien puede incentivar a través de otro tipo de medidas y políticas la otorgación de tasas más atractivas para todos los sectores.

Productivo

A pesar de los pros y contras contra la nueva ley, el sector productivo sale el más beneficiado, y espera aprovechar los créditos que se le otorguen para cubrir la creciente demanda de alimentos en el mercado nacional. Que llegó al extremo de importar papa del Perú y frutas de Chile. En el diálogo, gobierno y empresarios, el sector privado calificó de buena la medida.

Las ganancias alcanzadas por los bancos habrían provocado al gobierno a plantearse nuevas formas para que el sector pueda invertir más en el país, y en especial el sector productivo. Este panorama positivo para la banca también motivó para que las autoridades nacionales impusieran nuevos tributos.

Los contratos de crédito que hoy firma cualquier persona que va a un banco, tiene una letra menuda. El que no conoce firma porque tiene necesidad del crédito y nadie ha revisado ese contrato, ahora proponen revisar ese proyecto de contrato, y quién dará su último visto bueno será el Estado, a través de la ASFI.

El Ministro de Economía señala que la nueva norma busca “equilibrar” el “favoritismo” que se otorgó al sistema financiero en anteriores normas, que le permitían realizar una suerte de “dictadura”, al imponer reglas a sus usuarios.

Lo que la Ley de Bancos hace, es recuperar todos los derechos del consumidorde servicios financieros y ponerlos en una Ley, y se busca favorecer al prestatario, según las autoridades.

En los últimos cinco años, la tasa de interés pasiva a caído prácticamente a cero. Los ahorros no generan más recursos. Mientras tanto la cartera se mantuvo casi en niveles altos; las cooperativas brindaron microfinanciamiento. Las mutuales atendieron la demanda de las personas en busca de una casa. Y los fondos a los pequeños. Ahora bien, la banca ha empezado a ingresar con microcréditos y a las PYME´s.

La especialización de cada sector fue base para ampliar su radio de acción, y llegar con créditos a los más necesitados. En buena parte el gobierno ayudó a través de bancos de segundo piso a facilitar créditos.

Ahora se presenta un nuevo escenario con la aprobación, por parte de la Asamblea Plurinacional, del Banco Público Estatal. La creación de una entidad financiera en manos del estado, responde, según las autoridades, a necesidades y requerimientos de los bolivianos.

EL Banco de Desarrollo Productivo y el Banco Unión se fusionarían para fortalecer a la nueva entidad bancaria, y además de los recursos que posee se le inyectaría otro monto más para su funcionamiento.

La decisión fue asumida con cautela por el sector bancario, ya que ingresa un nuevo actor al mercado pero con más ventajas, y no competirá de igual a igual con sus similares.

La nueva entidad buscará ampliar su radio de acción y llegar a la mayor parte del territorio nacional, situación que todavía no fue alcanzada por la actual banca estatal.

Asoban

Ante la posibilidad de la aprobación de la norma, que queda como tema pendiente para el próximo 2013, Asoban espera analizar el proyecto para pronunciarse, aunque algunos de sus afiliados ya señaló su desacuerdo, por ejemplo en el control de las tasas de interés.

Actualmente la nueva Ley de Bancos se encuentra en etapa de elaboración desde el Ejecutivo y el Legislativo, al igual que la nueva Ley de Inversiones, que involucra a los sectores económicos y financieros.

Por el momento la actual norma ha establecido mecanismos de seguridad para evitar los hechos lamentables que se registraron con la quiebra del Banco Boliviano Americano, BancoSur o el Bidesa, que aún siguen en proceso judicial. También una cooperativa ingresó en quiebra.

La norma ha permitido que el sistema financiera se fortalezca y crezca en el tiempo. Los indicadores muestran crecimientos constantes a lo largo de los últimos seis años, y la estabilidad macroeconómica ayudó al desempeño.

Para Pablo Bedoya, vicepresidente ejecutivo del BNB, dice que la economía presenta números positivos que permiten pensar en crecimientos iguales al presente año; hay mercados importantes como la minería, exportaciones, comercio y servicios que requieren de servicios bancarios.

Asimismo, hay segmentos de mercado, como el microcrédito, que presentan niveles de crecimiento expectables y que apoyaran al crecimiento de sistema financiero. Por otro lado, existen compromisos de bancarizar aún más, llegar a zonas y poblaciones alejadas para apoyar a sectores industriales y agropecuarios a consolidarse, y entrar en nuevos mercados.

La bancarización ha recibido en la presente gestión mucha atención de todas las entidades del sistema financiero, muestra de ello es el aumento de agencias y sucursales en todo el territorio nacional.

La implementación de tecnología no quedó al margen, ya que todas las instituciones han invertido en la mejora de sus equipos para elevar el servicio y facilitar la transacción financiera. Una muestra de ello es la nueva disposición establecida por la ASFI en el caso de las tarjetas de débito, en la que se debe incluir un chip para evitar la clonación.

Santa Cruz

Los indicadores muestran a Santa Cruz como el principal departamento que requiere créditos, y La Paz como la región más ahorradora. Y Cochabamba está en el medio.

La región oriental demanda mayores créditos debido a su actividad económica. La agroindustria es un sector muy dinámico. Los pequeños productores también acuden a las entidades financieras.

“Si bien la gestión se califica de buena, el entorno financiero está a la espera de una nueva ley de bancos, que podría originar dificultades para alcanzar metas los próximos años en captaciones de capital fresco; si va a existir un control normativo mucho mas exigente podría mostrarse afectada la capacidad de cumplimiento y anular los avances registrados en los últimos años en gestión bancaria. Asimismo, esto repercutiría en la rentabilidad, lo que limitará el fortalecimiento patrimonial de los bancos”, señala.

Bedoya dice que su reto para el 2013 es consolidar y profundizar los servicios que ofrecen, trabajar para los cambios que el sistema financiero debe encarar y adecuarse a parámetros de Basilea III para reducir aún mas los riesgos de la gestión bancaria y el riesgo sistémico.

Indicadores

Los ahorros al 07 de diciembre alcanzaron $us 12.572 millones y la cartera de créditos a $us 10.301 millones. En los bancos se registra el mayor monto, $us 10.269 millones, y en cooperativas, Fondos Financieros y mutuales sólo $us 8.057 millones.

El comercio demandó mayores créditos, la construcción no se quedó atrás, la industria manufacturera siguió los pasos y el hipotecario de vivienda mantuvo un crecimiento constante, pero no suficiente para destronar a compras y ventas al por mayor y menor.

En el caso del tipo de crédito, las empresas acudieron más a la banca comercial, mientras los microemprendimientos solicitaron a los no bancarios, cooperativas, fondos financieros y mutuales.

Los depósitos en moneda nacional alcanzaron a 70%, y el extranjero a 30; la situación no cambia mucho en cartera, ya que el boliviano mantiene mayor presencia que el dólar estadounidense. Sin embargo, si bien a fortalecido la economía nacional y, en especial, el Boliviano, las exportaciones se encarecieron, pero todavia se mantienen en un nivel aceptable.

El costo del dólar también influye en la economía nacional, ya que las importaciones se abaratan.

Aunque hayan establecido el impuesto a la venta de divisas, la compra no se ha detenido de la moneda extranjera, ya que el tributo se lo pasaron a la población, al no bajar más el tipo de cambio, y subir un punto.

La norma en un principio fue observada, pero luego de las reuniones con las casas de cambio, se acordó el porcentaje del tributo.

Ver el índice completo de la Edición Nro 939