Una metodología y una clasificación sobre indicadores financieros

febrero 21, 2011 | Categoría: Especial | Ver el índice completo de la Edición Nro 851

Casi al finalizar el 2010, América Economía publicó dos productos referentes a los bancos de la región. Para la clasificación de los 250 mayores bancos y la selección de los 25, utilizaron metodologías diferentes.

En la primera el criterio fue por el tamaño de los activos totales, mientras en el segundo se utilizó el método Camel.

La información para el primero correspondió a junio de 2010, y para el segundo la base fue las 100 entidades bancarias de los 250.

Metodología 25 Mejores bancos

El ranking toma como base los 100 mayores bancos de América Latina por activos totales. No considera bancos estatales, debido a que, en general, éstos no operan bajo las mismas normas de supervisión.

La herramienta que se utiliza para determinar a los mejores es el método CAMEL:

C: Capital adecuacy (Suficiencia de Capital); A: Assets Quality (Calidad del Activo); M: Management (Gestión); E: Earning (Ganancias); L: Liquity (liquidez).

La suficiencia del Capital (15%) mide la capacidad que cada institución posee para absorber pérdidas o desvalorizaciones de sus activos, ya que cualquier deterioro en la calidad de los mismos debe ser absorbido por el patrimonio, para que no afecte los depósitos del público; la Calidad de los Activos (10%) muestra qué tan buenos son los activos de cada institución a través de la cartera de créditos, cartera vencida y provisiones; la. Gestión Operativa (25%) es uno de los factores más complejos de evaluar, ya que está cargado de elementos cuya información en su mayoría no está disponible en todos los países. La eficiencia administrativa mide la relación existente entre la suma de los gastos de personal y los gastos operativos directos del banco, respecto al margen operacional; la Rentabilidad o ganancias (20%) está asociada con el potencial actual y futuro de la institución para generar utilidades, el rendimiento de los activos, así como equilibrio entre el rendimiento de los activos y el costo de los recursos captados y con conceptos tales como el retorno de la inversión; la Liquidez (5%) mide la capacidad operativa del banco para responder por sus compromisos financieros a corto plazo. Su grado de vulnerabilidad va a depender del equilibrio existente entre los vencimientos de los activos y los vencimientos de los pasivos del banco, riesgo de calzada y el riesgo de tasas de interés; y por último el Tamaño (25%), que clasificó los 100 primero bancos. Los bancos de Colombia, Brasil, México, Perú, Uruguay y Chile se ubican en el ranking de los 25 mejores. Los resultados y los ejercicios matemáticos realizados dan el primer lugar a Santander de Colombia; segundo está Itaú Unibanco de Brasil; y tercero Continental BBVA de Perú.

Los indicadores muestran que la bonanza financiera sigue en Latinoamérica y Brasil y México son los más representativos.

Mientras en la clasificación de los 250 el primer lugar le correspondió a Do Brasil, luego está Itaú y el tercer puesto lo ocupa Bradesco.

Como se verá la supremacía lo tienen las entidades bancarias brasileras. Luego están las mexicanas. Datos que muestran la envergadura de las entidades bancarias de la región.

Para la clasificación de los 250, la publicación especializada explica que la conversión de los distintos ítems contables a dólares corrientes se hizo según el tipo de cambio vigente correspondiente a la información publicada; las carteras de crédito son brutas y se componen de cartera vigente más cartera vencida (o a cartera neta de provisiones más provisiones); las utilidades corresponden al período enero–junio, semestralizadas en caso de balances que cubran otro período. Para calcular la rentabilidad sobre el patrimonio también se utilizó el dato semestral.

Los bancos latinoamericanos terminaron la década con tasas de expansión inéditas y una solvencia que asegura un sostenido crecimiento futuro, señala el medio especializado.

No ha sido un mal tiempo para ser banquero. Al menos no en América Latina. Pese a la crisis originada en Wall Street, que fue la mayor destrucción de valor financiero de las últimas décadas, y una profunda recesión en las principales economías del mundo, los banqueros latinoamericanos miran cómodamente el fenómeno por el espejo retrovisor, señala el medio de comunicación en su evaluación de la actividad bancaria en la región.

Ver el índice completo de la Edición Nro 851