La pública crece, pero no termina el presupuesto: La inversión privada espera su turno

mayo 17, 2011 | Categoría: Economía | Ver el índice completo de la Edición Nro 862

La Inversión Extranjera Directa en Bolivia en la gestión 2000 fue de $us 733,9 millones y al siguiente año, 2001, la misma bajó a $us 703,3, y la tendencia fue en este sentido hasta llegar a cifras negativas, $us -290,8 millones, el 2005.

Haz click en la imagen para agrandarla

La inversión es vital para el desarrollo de la economía, cuya iniciativa promoverá emprendimientos industriales a corto, mediano y largo plazo. Tanto capital privado local como internacional son prioritarios. La inversión extranjera apunta a proyectos grandes, mientras la nacional a pequeñas industrias.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco Central de Bolivia (BCB), los indicadores muestran crecimiento y en algunos casos disminuciones. La región si bien no fue golpeada duramente por la crisis financiera internacional, los efectos vinieron vía Inversión Extranjera Directa (IED), cuyo monto bajó en casi 40% el 2009 frente a la gestión 2008, y en la pasada gestión comenzó la recuperación, pero fue lenta, y se espera que en la presente la misma aumente considerablemente.

Por ejemplo, el 2000 la inversión a América Latina fue de $us 78.237 millones, el 2001 bajó a $us 70.882 millones, y los tres años siguientes siguieron en bajada. El 2005 empezó nuevamente la recuperación, pero el 2008 fue el año en que ésta alcanzó a $us 125.818 millones. Y un año después bajó a $us 74.879 millones. La explicación es fácil: la crisis internacional. Ahora también hay otras teorías que pueden aplicarse. Una es la estabilidad política de un país y la seguridad jurídica, que implica el respeto a la propiedad privada. También están los procesos de nacionalización que han llevado algunos países de la región, como Bolivia en el sector de hidrocarburos, telecomunicaciones y minería.

La Inversión Extranjera Directa en Bolivia en la gestión 2000 fue de $us 733,9 millones y al siguiente año, 2001, la misma bajó a $us 703, 3, y la tendencia fue en este sentido hasta llegar a cifras negativas, $us -290,8 millones, el 2005. Posteriormente, la inversión al año siguiente, 2006, cambió a positivo, $us 277,8 millones, hasta llegar al 2010 a $us 650,8 millones. Este dato muestra que la confianza poco a poco sube y los empresarios sólo esperan señales para inyectar más capital a Bolivia.

Pero a comparación de países de la región la cifra es mínima. Por ejemplo, en Chile el 2009 llegó a $us 12.701 millones, mientras Brasil tomó la delantera al recibir su economía $us 25.948 millones, y el país que presentó indicadores negativos fue Venezuela, con $us -3.105 millones. A Bolivia el 2009 llegó sólo $us 423 millones. Si se establecen posiciones en IED, Bolivia está en el puesto 7 delante de Ecuador y Paraguay. Mientras en el primer lugar está Brasil, le sigue Chile, después está Colombia. Perú le sigue de cerca y tiene como escolta a Argentina y Uruguay. Venezuela está a la cola.

Ahora bien, los datos reflejan el tamaño de la economía de cada nación. En este contexto, Brasil siempre estará adelante por la magnitud de su economía, mientras Ecuador, Bolivia y Paraguay se ubicarán en los últimos lugares. Sin embargo, la sorpresa es Uruguay, que siendo una nación pequeña se encuentra en mejor posición. A pesar de los beneficios que traen los capitales foráneos, no es todo positivo, ya que la actividad privada internacional es más intensiva en capital que en mano de obra. Aquí la tarea es del empresariado nacional, que todavía no levanta vuelo, debido a los múltiples hechos sociales y económicos que vive el país.

Empresarios

En el período 2001-2010, la inversión total como porcentaje del PIB en promedio alcanzó a 10%, sin mostrar variaciones significativas y permanece todavía en un nivel bajo en relación con los requerimientos de inversión que permitan mejorar el ritmo de desarrollo económico del país. Si bien el ritmo de crecimiento de la inversión ha mejorado en el último año, no se compara con la tasa del período 1997-2000 que alcanzó niveles cercanos al 20% del PIB, cuando la inversión extranjera directa logró dinamizar las inversiones en los sectores estratégicos de la economía, señala Óscar Calle Rojas, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

Se calcula que el promedio de Inversión Pública anual del periodo 2001-2005 ha sido $us 549 millones, frente a $us 1.305 millones que corresponden al promedio del periodo 2006-2010. En la gestión 2010, la Inversión Pública fue de $us 1.800 millones. Sin embargo, ésta fue reformulada elevándose a $us 2.179 millones y para el 2011 asignó $us 2.428 millones, 11% más que el 2010.

Por su parte, la Inversión Extranjera Directa en el periodo 2001-2005 representó en promedio $us 273 millones, incrementándose para el 2006 al 2010 en $us 445 millones. Según el BCB, la Inversión Extranjera Directa llegó para el año 2010 a $us 651 millones. No obstante, Brasil captó $us 48.462 millones de Inversión Extranjera Directa, Chile $us 18.218 millones, Colombia $us 8.741 millones y el Perú $us 6.917 millones.

“Cada vez es más evidente que Bolivia desde el año 2002 no está logrando las condiciones necesarias para atraer la Inversión Extranjera Directa; la inseguridad jurídica y política que sufre el país no ayuda a mejorar las condiciones para atraer a los grandes inversores”, apunta. Calle opina que uno de los pilares del modelo de desarrollo actual reside en la expansión del sector público, en el intento de sustituir y expulsar al privado de la economía por parte del estatal (efecto de crowding-out).

Esa estrategia requiere de grandes erogaciones de capital del sector público, gastos que si no pueden ser financiados completamente por los ahorros fiscales (superávit corrientes), se reflejarán en déficits en las cuentas fiscales (y requerirán de financiamiento), cuya iniciativa impulsa la búsqueda de mayores ingresos fiscales. Sin embargo, la experiencia reciente muestra que la expansión del tamaño del sector público puede llegar pronto a tocar sus límites.

Por tanto, se estaría generando un creciente círculo vicioso: Falta de Inversiones–Desempleo – Pobreza Este panorama previo lleva a pensar que “Inversión–Empleo– Lucha contra la pobreza” son tres asignaturas pendientes y aún sin solución en Bolivia. “Se debe retornar al círculo virtuoso de la inversión productiva, aumentar sustancialmente la tasa de inversión privada y no sólo de la pública, que actualmente no supera el 10% del PIB, cuando lo óptimo es que la misma supere el 20% del PIB”, critica.

Pero al final del túnel se avizora una luz: la reunión que iniciaron privados y gobierno para diseñar las nuevas leyes económicas, que buscan dar certidumbre a la actividad privada y atraer inversión internacional y avanzar en el desarrollo económico del país. Daniel Sánchez, presidente de la Confederación de Empresarios de Bolivia (CEPB), dice que el acercamiento con el Gobierno es positivo y fruto de ello es que hay comisiones para intercambiar puntos de vista sobre las nuevas normas económicas.

Apunta que hay una comisión que se reúne con la Ministra de Producción el primer lunes de cada mes. “Estamos viendo las leyes prioritarias que van a salir para el sector económico. La Ley del Trabajo, Código de Comercio, Ley de Inversiones, la Ley de Telecomunicaciones. Por lo pronto, hasta el 17 de julio nos vamos a abocar a esas cuatro leyes que son importantes”, resalta.

Adicionalmente existen otras normas que involucran a sectores específicos, como hidrocarburos, minería, cuyas leyes son debatidas con los sectores interesados. Sánchez había anunciado una reunión con presidentes de la Asamblea Plurinacional, Senado y Diputados para conocer de cerca las leyes que estarían siendo tratadas, en especial si son económicas.

El sector privado en su momento dijo que de acuerdo con el análisis que hagan a las normas que están en proceso, harán sus respectivas observaciones. “Algunas normas ya existen, pero con la nueva Constitución tienen que ser adecuadas. El trabajo hay que hacerlo para que dure y de esta manera facilitar la tarea del inversor”, reflexiona.

Haz click en la imagen para agrandarla

Si bien los empresarios tienen su ente matriz, Sánchez informa que cada sector tiene su propio borrador y sus propias observaciones. Explica que existen leyes como la del transporte, telecomunicaciones, minería, entre otros, que son analizadas por cada sector para buscar opciones de redacción para que sean atractivas a las inversiones nacionales e internacionales.

Finalmente, el presidente de la CEPB reconoce que las inversiones privadas están demoradas, pero que cuando se tengan nuevas reglas, como la Ley de Inversiones, lo más probable es que mejoren. Por el momento es optimista para que en la presente gestión se priorice la política económica y de una vez empiece el desarrollo de la industria nacional.

Inversión pública

El año pasado, el sector privado anunció una inversión de alrededor de $us 1.000 millones, en la presentación del plan de gobierno para el próximo quinquenio. En la cita que se estimaba una ejecución de más de $us 32.000 millones, cuyo monto apuntaba a la industrialización del país con participación privada. En ese marco, ministros del sector económico presentaron el plan a la comunidad internacional para poder financiar el plan gubernamental.

Como se recordará en los últimos cinco años, la inversión pública ha ido en aumento. Desde $us 541 el 2001 a $us 1.852 millones el 2010. Sin embargo, la ejecución no va de la mano de la inversión y por lo general se alcanza a poco más del 80%. Hasta $us 1.852 el 2005 la suma alcanzó a $us 629 millones. A partir del 2006 la cifra aumentó a $us 879 millones, el 2007 a $us 1.005 millones, el 2008 a $us 1.351, el 2009 a $us 1.439 y el 2010 a $us 1.852. Para la presente gestión se ha programado más de $us 2.400 millones.

Incertidumbre

Entre el 2000 y el 2005 se apoderó de Bolivia la incertidumbre política y por ende la económica. La inversión extranjera cayó en picada hasta llegar a cifras negativas. A partir del 2006 la situación mejoró sustancialmente, pero el contexto político y económico no se modificó.

Y la situación no cambió hasta la fecha, ya que se anuncia la aprobación y elaboración de varias leyes económicas junto al sector privado. La incertidumbre todavía reina. La Constitución Política del Estado (CPE) establece respeto a la actividad privada, pero también a otras formas económicas, como la cooperativa, comunitaria, estatal y privada. Sin embargo, el rumbo todavía no está marcado.

La Asamblea Plurinacional jugará un rol vital en promocionar el desarrollo económico del país. Las nuevas formas que sean tratadas darán certeza a la actividad privada. Además también está pendiente una norma que regule la actividad empresarial del estado, que con la actual administración nuevamente tomo un rol en la economía nacional.

Ver el índice completo de la Edición Nro 862