La producción de medicamentos: La industria farmacéutica invierte y se moderniza

julio 17, 2011 | Categoría: Economía | Ver el índice completo de la Edición Nro 871

El subsector farmacéutico constituye un importante rubro en la economía del país, representó el 1,15% del PIB el 2010.

La industria farmacéutica avanza en tecnología y en investigación de nuevos insumos médicos para tratar los problemas de salud que aquejan a los seres humanos. Las empresas del sector en Bolivia ponen su granito de arena para proveer productos de primera calidad a la población. Además, el nivel de desarrollo de un país se mide, entre otras cosas, por los indicadores de salud de la población y dentro de éstos la producción de medicamentos es un parámetro importante para el progreso social. En este contexto, el país se encuentra en un lugar intermedio. Un medicamento se define como toda sustancia o mezcla de sustancias producida, vendida, puesta a la venta o recomendada para el tratamiento, el alivio, la prevención o el diagnóstico de una enfermedad.

La salud es uno de los bienes más preciados por la humanidad y en su concepto más universal expresa el estado completo de bienestar físico, mental y social, en armonía con el medio ambiente. La industria farmacéutica tiene la responsabilidad de producir fármacos y biológicos para curar, proteger y mejorar la salud de la población. En ese sentido, la industria se debe preparar para enfrentar la emergencia de nuevas tecnologías, el acortamiento del ciclo de vida de los productos, el incremento en la competencia internacional, las demandas de los servicios y el surgimiento de nuevas enfermedades.

Bolivia

La industria farmacéutica en Bolivia dedica tiempo a la investigación, elaboración y distribución de medicamentos; el objetivo principal es la salud de las personas y prevenir enfermedades. El sector crece constantemente, pero observa con preocupación la seguridad jurídica y el apoyo a la inversión. A lo largo de la historia del sector, se muestra un avance significativo en investigación mediante inversiones importantes. La meta es ampliar sus coberturas y llegar al mercado con nuevos productos que benefician a la población, además de generar empleo y contribuir con el crecimiento de la economía.

Nace la industria

Desde sus albores, la industria productora de medicamentos, cuyo principal fin es precautelar los recursos humanos del país, apostó al desarrollo económico del país “… el progreso de sus actividades fue esfuerzo propio, encarando la competencia desleal y la invasión de productos farmacéuticos extranjeros”, opina Salim Afcha Maldonado en el documento la “Industria Farmacéutica Salud y Vida”. El nacimiento de la industria farmacéutica boliviana lo marcan los visionarios Ernesto Shilling Hunn y José Kieffer Bedoya, impulsores de los laboratorios INTI y VITA. A partir de ello se vislumbró un progreso continuo de las industrias a nivel tecnológico, científico, acompañado de la preparación de profesionales de alta calidad y paralelamente se incentiva la producción de algunas materias primas.

Se estima que 14 industrias farmacéuticas abastecen los requerimientos de Bolivia en 80%, en tanto que el restante 20% es importado por tratarse de productos que requieren alta tecnología, tomando en cuenta el número de afiliados inscritos en las respectivas cámaras.

Perfil farmacéutico

El subsector farmacéutico constituye un importante rubro en la economía del país, representa el 1,15% del PIB el 2010. El gasto en medicamentos ascendió $us 108,5 millones que es equivalente a $us 12,1 per cápita anuales. En este año 77,5% del gasto en medicamentos provino de los hogares (gasto de bolsillo), 15,5% de las cajas de seguro social y 5,0% del sector público.

En el mercado farmacéutico boliviano existen 9.607 medicamentos legalmente registrados, de los cuales se comercializan 5.518; 27% de ellos correspondiente a medicamentos esenciales y 21 % se comercializa con nombre genérico, es decir que por cada producto genérico se distribuyen en el mercado cuatro variedades comerciales. Para el año 2010, el 68% del mercado farmacéutico nacional corresponde a medicamentos importados y 32% a medicamentos de fabricación nacional, se estima que para este año el 20% del mercado farmacéutico en Bolivia provenga del contrabando.

INTI

Christian Schilling, gerente General de INTI, informa que el primer trimestre del 2011 la situación de la empresa fue positiva. “Hemos seguido haciendo inversiones nuevas y consolidando otras ya efectuadas antes”, ya que el mercado se mantuvo estable, agregó. El empresario sostiene que el mercado crece ligeramente “pero está estable”. Como toda compañía tuvo que encarar algunos problemas de abastecimiento debido a trámites burocráticos, pero logró superar esta fase. Para Schilling, una esperanza es que no haya limitaciones para que pueda crecer la industria farmacéutica en Bolivia. De hecho hay limitaciones tecnológicas y de mercado, por lo cual muchos medicamentos no pueden ser fabricados localmente.

“Estamos pasando en Bolivia por un momento propicio para hacer inversiones y de esa manera asegurar un crecimiento en el futuro”, afirma. Sin embargo, existen aspectos regulatorios que frenan los procesos de crecimiento, agrega. “Nosotros seguimos enfocados en brindar productos y servicios de calidad. Asegurar eso es cada vez más complicado y compromete inversiones que estamos planificando hacer. Las inversiones grandes por ahora han terminado con los $us 4,5 millones. Que fueron invertidos en una nueva planta que atenderá el mercado boliviano y algo de exportación”, subraya el Gerente de INTI.

Laboratorios ALCOS

Entretanto, el GRUPO ALCOS SA es una de las principales y más destacadas compañías en el mercado farmacéutico boliviano, señala la empresa y asegura que es líder en la fabricación, desarrollo y comercialización de medicamentos. “ALCOS SA se amplía y ahora enfrenta nuevos retos ante un mercado globalizado, tiene la fortaleza de la experiencia y la inyección de innovadoras ideas. La elaboración de medicamentos implica una serie de procesos, que al final tienen influencia sobre la calidad”.

IFA SA

Laboratorios IFA SA remonta su historia a mediados de la década de los 50 en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Empezó con Ernesto Nostas Telchi, hombre visionario y humanitario, quien ve la necesidad de contribuir a la sociedad con la elaboración de fármacos domésticos; al poco tiempo decidió apostar por instalar una farmacia, emprendimiento que se convirtió en un proyecto industrial bajo los mismos conceptos humanitarios: “Comprometidos con la salud”. Por la década de los 80, la familia Nostas (padres e hijos) plasma un proyecto de alcance regional, con una empresa farmacéutica que inicialmente se llamó Industria Farmacéutica Asociada. Sin embargo, un 25 de agosto de 1988 los hermanos José Darwin, Luis Alberto y Ronald logran concretar IFA SA.

La empresa mantiene un elevado nivel productivo, optimiza la elaboración de medicamentos con los más altos niveles de calidad y efectividad terapéutica. Los equipos, maquinaria, infraestructura, procesos productivos y controles de calidad distinguen a la Planta Industrial como la más moderna de Bolivia y están preparapreparados para producir insumos con calidad de exportación.

Los acuerdos estratégico-comerciales con empresas internacionales de primer nivel mundial, el suministro de materia prima de empresa e industrias reconocidas en el mundo, con una valiosa trayectoria, hacen posible ofrecer al mercado productos garantizados. Cuenta con una línea de 400 productos para todas las diferentes especialidades. Fórmulas desarrolladas por el departamento de investigación y desarrollo. “Asimismo y gracias a la capacidad de producción técnica y científica es que IFA SA elabora productos genéricos para el Laboratorio PRODEXA, bajo las mismas normas y control de calidad que el resto de los productos”, señala la compañía.

Insumos farmacéuticos

Por su parte, Javier Lupo Gamarra, gerente General de ALBUS, indica que el crecimiento al primer semestre del 2011 es razonablemente bueno, debido a que la demanda de sus productos (algodón hidrófilo, gasa quirúrgica, vendas de gasa, compresas y esponjas de gasa) ha crecido sostenidamente, tanto en el sector público como en el privado. Dentro de la evaluación del mercado de los insumos médicos, éste se ubica en canales adecuados de comercialización, al extremo que la producción de ALBUS estaría comprometida por todo el año.

“En la parte de insumos no vemos problema en crecimiento”, destaca Lupo. Sin embargo, señala que siempre existen amenazas, como las importaciones y el contrabando, fijación de precios, reajustes salariales por decreto, proyectos de Ley del Trabajo, de la salud, pago obligatorio de quinquenios y otros que afectan al sector. Los desafíos y proyecciones de la empresa a corto y mediano plazo son básicamente seguir siendo los líderes en el mercado nacional, manteniendo y superando su posicionamiento actual (60% del mercado) y generar excedentes para la exportación a países vecinos con prioridad, “aprovechando la experiencia que ya tenemos con exportaciones ya efectuadas a Chile y Venezuela”, resalta.

Para cumplir con esas proyecciones, está en marcha la modernización de la planta industrial con tecnología de punta al adquirir equipos y maquinarias que les permitirá aumentar significativamente su capacidad instalada y por ende la producción y mejorar su productividad, lo que reducirá sus costos de producción en términos de ganar competitividad nacional e internacional. Sus maquinarias están en tránsito y llegarán a destino en el mes de agosto para ser montadas y puestas en marcha hasta fines del presente año.

Laboratorios Vita

José Kieffer Bedoya y su esposa Aída Herrada Sologuren de Kieffer fundaron en Achumani, en la ciudad de La Paz, Laboratorios Vita, con el propósito de hacer frente a los problemas de salud que en esos momentos eran muy graves entre la población, sobre todo la parasitosis en infantes, mal endémico en lugares donde la medicina aún no había llegado; crean para este fin el primer producto farmacéutico netamente boliviano, el Vermífugo Vita. Paulatinamente, su pequeña industria se fue ampliando y se trasladó años después al centro urbano, a la zona de Achachicala, poniendo de esta manera en marcha la industria farmacéutica.

Laboratorios Hahnemann, empresa de especialidades farmacéuticas, fue fundada por los hermanos Gumucio en 1988, produce y distribuye medicamentos naturales y homeopáticos; es pionera y líder en materia prima natural. Cuenta con dos laboratorios industriales, uno en la ciudad de La Paz, donde manejan las líneas naturales y homeopáticas, y otro en la ciudad de El Alto donde preparan la línea química. Actualmente exporta muy poco a Francia, Alemania (Maca Real).

Industria estatal

Por otra parte, a más de seis años de gestión y ante los anuncios de construir empresas de medicamentos bajo administración del Estado, el Gobierno central no puede cumplir aquel discurso de invertir $us 10 millones para que los medicamentos puedan venderse a precios inferiores a los de las demás empresas farmacéuticas. Por su parte, la Caja Nacional de Salud (CNS), a través de Nicolás Aguilar, gerente General, admitió haber tenido años negativos en materia de adquisición y dotación de medicamentos, que perjudicaron a pacientes asegurados, pero el panorama cambió a partir de una gran licitación en el 2010.

Se dio mayor cobertura a las empresas nacionales, que son de muy buena calidad. Y es el logro más importante de esta gestión, en lo que se refiere a almacenamiento de medicamentos, porque anteriormente no se contaba con el stock suficiente de medicamentos, añade.

Disposiciones legales

Distintos momentos históricos marcan avances y retrocesos de una industria que evoluciona y de disposiciones legales que impulsan una norma integral del medicamento. Para impulsar el uso racional del medicamento, abastecimiento normal, economía en el precio y de fácil acceso, especialmente a poblaciones urbano-marginales se dictaron disposiciones legales como el listado de medicamentos genéricos, el formulario terapéutico nacional, disposiciones para registro de medicamentos e importación directa de medicamentos genéricos.

Salud

La Economía de la Salud es concebida como una nueva disciplina de la economía, que estudia, a través del análisis económico, la relación entre muchas actividades que producen beneficios sobre la salud de la población (necesidades ilimitadas), pero con recursos insuficientes para realizar todas las actividades (recursos escasos). Tiene como sus principales campos de acción un conjunto de temas que abarcan desde una visión macro hasta lo micro, como son: financiamiento, equidad, gasto en salud, evaluación de tecnologías sanitarias, sistemas de salud, gestión hospitalaria, entre otros, señala La Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica.

Se entiende por tecnología sanitaria al conjunto de medicamentos, aparatos, procedimientos médicos y quirúrgicos usados en la atención médica y los sistemas organizativos con los que se presta la asistencia sanitaria. En los últimos años, el mercado farmacéutico mundial evidencia una marcada desaceleración en el ritmo de crecimiento de sus ventas. Tres factores explican este hecho: i) expiración de la patente de muchos productos líderes, ii) el expansivo ingreso de medicamentos genéricos de alta calidad y bajo precio y iii) el menor dinamismo en el lanzamiento de nuevos medicamentos exitosos. La facturación del mercado mundial, auditado por IMS, alcanzó el 2008 los $us 729 mil millones. De este monto total, a la región de Norteamérica (Estados Unidos + Canadá) le corresponde el 42,5% y a la región de Europa el 31,3%. Por su parte, América Latina tiene una participación apenas del 5,5%.

A nivel regional, de la mano de la prolongada expansión de su economía, el mercado farmacéutico latinoamericano consolidó un sostenido crecimiento de sus ventas, tanto en dólares como en unidades, alcanzando nuevos valores históricos. Este crecimiento simultáneo se dio en la mayoría de los mercados de la región. Entre los años 2003 y 2008, la venta regional en dólares se duplicó por 2,1 veces. De esta forma, la facturación total alcanzó los $us 40.143 millones. El Instituto de Informática de Salud (IMS) informa que el gasto global de los medicamentos llegarán a casi $us 1,1 billones el 2015, lo que refleja una tasa de desaceleración del crecimiento anual de 6,3% en los próximos cinco años. Esto se compara con un crecimiento del 6,2% anual en los últimos cinco años. El tamaño del mercado global de productos farmacéuticos se espera que crezca cerca de $us 300 millones en los próximos cinco años, alcanzando $us 1,1 billones el 2014.

Ver el índice completo de la Edición Nro 871