Los rockeros más millonarios

febrero 4, 2007 | Categoría: Al corriente | Ver el índice completo de la Edición Nro 660

Por Nueva Economía

Rockeros con arrugas como Paul McCartney, de 62 años, Elton John, 58 años, y Sting, de 54, dominan la lista anual de millonarios del mundo de la música del periódico Sunday Times. La riqueza de estos artistas aumentó con los conciertos a los que acude la nostálgica generación de posguerra o del baby boom. Entre los rockeros veteranos de la lista de los principales 20 millonarios de la música en Gran Bretaña e Irlanda también figuran Mick Jagger y Keith Richards, de los Rolling Stones, ambos con 61 años; el ex Beatle Ringo Starr, de 64 años; Eric Clapton, de 60 años; Phil Collins, de 54 años; Tom Jones, de 64 años, y David Bowie, de 58. Entre los 40 principales figuran Rod Stewart, Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin, y Brian May, guitarrista de Queen.

‘Me sorprende la manera en que estos viejos rockeros se mantienen ahí’, asegura Philip Beresford, de 55 años, que lleva 16 años compilando la lista de ricos. ‘La gente como yo envejece y gana más dinero, y compran sus discos y van a sus conciertos, se bañan en nostalgia y vuelven con un montón de artículos de promoción’.

El dominio de los músicos que publicaron sus primeros discos de vinilo en las décadas de los sesenta o setenta refleja la importancia de las giras y de los artículos de promoción en la industria musical actual. Las ventas de discos cayeron a 33.600 millones de dólares el año pasado desde un récord de 39.700 millones de dólares en 2000, debido en parte a la piratería, así que los ejecutivos del sector han intentado buscar ingresos alternativos mediante giras y venta de camisetas y artículos relacionados con los grupos.

Clive Calder, ex presidente de Zomba Music, que vendió su empresa a BMG, es el único ultra multimillonario de la lista, con un patrimonio de 1.888 millones de euros, desde 1.800 millones un año antes. Entre los cinco músicos millonarios más ricos figuran el ex Beatle McCartney, con 1.162 millones de euros, contra 1.104 el año pasado; el compositor Andrew Lloyd-Webber, con 1.016 millones de euros, desde 581 millones; el productor de teatro Cameron Mackintosh, con 581 millones de euros, desde 494 millones, y la pareja compuesta por Madonna y el cineasta Guy Ritchie con 341 millones de euros, desde 312 millones hace 12 meses.

En la revista Billboard de la semana pasada, la lista de conciertos más vendidos en EE UU incluye los de Bob Dylan, los Eagles y Duran Duran, cuyos primeros álbumes son de los años sesenta, setenta y ochenta, respectivamente. ‘Es una operación profesional enorme’, afirma Beresford sobre las actuaciones de los artistas entrados en años. ‘Consiguen buenas localizaciones para el concierto, van de ciudad en ciudad y se llevan todo’.

EMI, la única casa discográfica que cotiza en Bolsa de las cuatro grandes, empezó a recibir parte de los ingresos de conciertos y artículos de promoción de Robbie Williams gracias a un nuevo contrato firmado en 2002.

La nostalgia por la música de los setenta y ochenta también ha catapultado a dos nuevos nombres a la lista de ricos del mundo de la música de Sunday Times. Son Judy Craymer, productora del éxito musical Mamma Mia!, que incluye canciones del grupo sueco Abba, y Michael Watt, coproductor de We Will Rock You, basada en las canciones del grupo británico Queen. Se estima que el patrimonio de ella asciende a 97 millones de euros, el de él a 109 millones.

El Sunday Times también publicó una lista de jóvenes músicos millonarios menores de 30 años. El más rico es Dhani Harrison, hijo del fallecido Beatle George Harrison, con 203 millones de euros. También figura Sean Lennon, hijo de John Lennon, con 29 millones de euros; los cuatro miembros del grupo Coldplay, con 14 millones de euros, y el cantante Joss Stone, con 7 millones de euros.

El Sunday Times afirma que su lista está basada en ‘riqueza identificable’, como tierras, propiedades y acciones en empresas cotizadas. La riqueza de las estrellas del rock es generalmente más difícil de estimar que la de otros millonarios porque se incluyen más factores en el pago de derechos discográficos que en el cómputo del valor de tierras y otros activos, afirma.

Tomado de CincoDias.com – Charles Goldsmith (Bloomberg)

Descargar versión PDF

Ver el índice completo de la Edición Nro 660